Actualidad

Sábado, 27 de octubre de 201218:07

Abril quedó paralítica por la agresión de una compañera

La correntina de 11 años fue víctima de acoso escolar y tras un empujón dejó de sentir sus piernas. La agresora recibió 20 amonestaciones. 

Una niña de 11 años sufrió una lesión vertebral que le impide caminar luego de que una compañera la empujara con violencia en la clase de educación física.

Abril, la víctima de acoso escolar, conocido como "bullying", asistía a la Escuela Normal de la localidad correntina de Mercedes y debió ser internada en el hospital pediátrico “Juan Pablo II” de la capital provincial, donde además recibe asistencia psicológica. La madre, Claudia Ghezzy, dijo a la prensa que la nena era hostigada hace tiempo por una compañera, situación que se agravó cuando su hija salió reina de la primavera del curso.

"La compañera que le hizo eso se ‘la tenía jurada‘. La increpaba y molestaba desde hace un tiempo, porque mi hija fue reina de la primavera y porque es bonita. Pensé que era cosa de chicos, pero terminó en ésto”, dijo la mujer, en diálogo con Radio Dos. Abril “va a sexto grado, baila, hace danzas, juega al hockey” y le gustan los deportes y que ‘cuando su compañera le hizo la zancadilla estaba parada recibiendo instrucciones de coreografía”, relató.

‘Fue un golpe seco, se quedó sin aire y no podía respirar. La asistió la profesora” y luego se fue a su casa. Pero “al otro día sintió hormigueo en las piernas y después no las pudo mover más, perdió sensibilidad”, contó Ghezzy junto a su hija en el hospital.

El tenor de la lesión llevó a que la derivaran a un centro de mayor complejidad en la capital correntina, donde “le hicieron una tomografía y una resonancia magnética” y verificaron el daño entre la cuarta y quinta vértebras lumbares.

‘Los médicos me dijeron que Abril tiene un 89% de posibilidades de recuperación en un proceso de al menos 6 meses, si recibe un tratamiento intensivo. Si eso no se hace las posibilidades se reducen”, explicó la mujer, preocupada por los recursos para hacer frente a esas terapias.

La niña tuvo desde que quedó inmovilizada “tres crisis depresivas con mucho llanto”, dijo la madre, y agregó que le brindan asistencia psicológica.

‘Yo tengo 11 años y me siento una nena, todavía juego con las Barbies”, comentó Abril durante la entrevista con su madre, que escuchaba mientras hacía dibujos.

‘A la nena que la agredió le pusieron 20 amonestaciones y un psicólogo”, dijo Ghezzi, disconforme con la decisión adoptada por los directivos y “porque el seguro por accidentes de la escuela era de sólo 1.500 pesos”, que le alcanzaron “para pagar la ambulancia hasta Corrientes capital y un par de estudios” médicos.

Ese seguro “no responde a las necesidades de rehabilitación de la nena”, aseguró, ya que espera que la puedan atender en el Instituto Fleni, de Capital Federal, para darle la posibilidad de volver a caminar, hacer deportes y retomar la vida que hacía antes de la agresión.

Según relató, su hija era acosada desde hace tiempo por la misma compañera que la empujó. “Voy a imitar tu letra y poner un machete bajo tu pupitre para que te saques un cero”, la amenazó una vez.

‘Yo hablé con la madre y con la nena, le dije que no tenían que pelearse. Después ella vino a casa a tomar la leche y pensé que ya eran amigas; cuando mi hija me contó que seguía molestándola le dije ‘dejala‘, nunca pensé que iba a suceder algo como ésto”, aseveró.

Abril está inmovilizada de la cintura para abajo, en una silla de ruedas que le consiguieron hoy. “Ni el ministro ni ningún funcionario me llamó para ofrecer apoyo ni preguntar si necesitábamos algo -lamentó-, a pesar de que ésto ocurrió en una escuela pública”.

La madre de la niña dijo además que no tiene obra social y que no sabe cómo hacer para internarla en el Fleni, porque no tiene recursos y Abril “necesita rehabilitación y volver a aprender a caminar”.

Fuente: Diario Popular

Enviá tus comentarios
Videos exclusivos

Un muerto en un derrumbe en San Isidro