Tecnología - Juegos

Uno de los creadores de Xbox dice que las consolas no están muertas

Quien lo afirma es Seamus Blackley, un desarrollador que participó en la génesis de la plataforma de Microsoft. ''No hay nada como jugar frente a la TV'', sostiene.

El exponencial crecimiento de la industria móvil trajo consigo otro éxito: son cada vez más populares los videojuegos en smartphones y tabletas. Si bien ellos aún están lejos de la calidad que ofrecen los títulos para pantallas grandes, sus propuestas son cada vez más completas y atractivas. El paso triunfal de ''Angry Birds'' es el estandarte de este movimiento. En tal contexto, son cada vez más los que vaticinan la muerte de las consolas hogareñas en un futuro no muy lejano.

 

Seamus Blackley, hombre involucrado en los primeros pasos de Xbox, se opone a este pensamiento. Así lo expresó en una entrevista que publica MCV, en la cual rebate la idea de aquellos que indican que las consolas hogareñas se conducen a la desaparición. En la actualidad Blackley se desempeña en Innovate Leisure, una compañía que desarrolla juegos para equipos móviles. Según su óptica, este tipo de títulos no son enemigos de las consolas, sino elementos complementarios.

 

''Hoy es posible desarrollar juegos móviles realmente convincentes y ya no es preciso contar con dispositivos de gran costo. Ahora bien, no hay nada como jugar Uncharted en una consola, frente a tu TV'', afirma Blackley quien además subraya que las plataformas hogareñas y móviles no suelen compartir el mismo público. ''En los casos que esto sí ocurre, se trata de gamers que juegan en sus equipos portables durante el día y en sus consolas cuando llegan a casa'', sostiene.

 

El desarrollador brinda un ejemplo elocuente. ''Comencé en PC y la gente predijo su muerte a causa de las primeras consolas. Eso no ocurrió. Lo mismo ha ocurrido con la llegada de la televisión, que aterrorizó a los creativos y empresarios del cine''.

 

Para dar sustento a las palabras de Blackley, las grandes compañías del sector siguen apostando por las consolas hogareñas: Microsoft no deja de expandir las alternativas para Kinect y Xbox 360, mientras se espera la llegada de Xbox 720. Nintendo presentó en la última edición de E3 la nueva Wii U, con un mando que cuenta con una pantalla propia. Por su parte, Sony permanece con PS3 aunque rumores indican que una próxima consola estaría en los planes de desarrollo de los nipones.

 

En conclusión, las consolas hogareñas aún respiran y lo hacen con fuerza. Punto a favor de Blackley.

 

Andrés Bores - TendenciasMag.com

Enviá tus comentarios