Escenario

Miércoles, 01 de agosto de 201210:21

Axel, el hermano oculto de los Caniggia habla por primera vez

Lejos del perfil mediático de Charlotte y Alexander, el hijo mayor de Claudio Paul y Mariana Nannis hace un culto al arte y a la profundidad interior. "Amo a la Argentina", declaró.

Axel dejó el colegio a los 16, cuando un profesor de arte dudó de la autoría de una obra suya.

Es el hermano que nadie conoce, el que apenas recuerda su vida de chico en la Argentina con Claudio Paul Caniggia y Mariana Nannis. Lejos del perfil mediático que tomaron Charlotte y Alexander en la televisión local, Alex se recluye en su casa de Marbella y pinta. Pero no se siente superior y no resiente de su familia, por el contrario, asegura: “Tengo un alma propia, como cada integrante de mi familia”.

En una entrevista a la revista Gente, Axel habló por primera vez a la prensa argentina y contó un poco de vida, de sus inicios en el arte y la relación con sus padres. “Ellos me respaldaron. Estuvieron presentes en mi vida, me enseñaron muchas cosas, en especial a ser constante y disciplinado en cuanto a mis objetivos”, aseguró.

El perfil mediático de su familia no es algo que le preocupa. Reflexivo, considera que “todos somos únicos y distintos en nuestro interior”.

Axel Caniggia nació un año después de que su padre, Claudio Paul, convirtiera el ya legendario gol de la victoria a Brasil en el Mundial de Italia 90’. Su documento indica que es argentino, aunque sólo vivió cinco meses en el país.

Hoy recuerda que a los cuatro años empezó a pintar que recién a los trece, cuando su familia se trasladó definitivamente a la idílica Marbella, comenzó a tomar clases con un ímpetu singular. Aprendió a dominar las variables de las formas, los efectos de las luces y la gama de colores. A paso firme, sus obras fueron evolucionando, con un marcado estilo realista.

“Cuando pinto, busco lo más profundo de aquello que me motiva. Intento convertir lo que veo en otro medio: pigmento en material”, explica. “La inspiración está ahí, viene sola. Yo no la poseo…Más bien, ella me posee a mí”, añade. Profundo, cuenta que se nutre tanto “del dolor como de la felicidad, aunque reconozco que desde el dolor se consiguen resultados muy expresivos”.

Se define persistente, generoso y solidario. Gustoso de las “cosas sencillas”, como “pasear por calles que nunca recorrí, pasar horas en las librerías, tomar un café, fumar un cigarrillo, la tranquilidad de Marbella”. ¿Sus referentes? “El Che Guevara, Roman Polanski, Van Morrison...artistas como Luciano Ventrone y Helmut Ditsh”, aunque también asegura “todas las personas te pueden servir como referente de ejemplo: tus padres, amigos y maestros”.

Sobre Argentina, Axel asegura que “la ama”. “Noto que hay mucho talento aquí, en la calle, en la gente, en su música, en la literatura, en el baile. Lamento que no se aproveche más”, concluye.
 

Enviá tus comentarios
Videos exclusivos

Un muerto en un derrumbe en San Isidro