Policiales

Martes, 10 de julio de 201212:18

Los moretones son "causal suficiente" de divorcio

Así lo consideró en un juicio la sala H de la Cámara Civil, por ser prueba de que existieron “malos tratos” en la relación, en este caso de parte del marido. Él la había denunciado primero por "abandono de hogar".

Él negó los malos tratos y quiso convencer al tribunal que se trataba de una enfermedad de la piel.

Moretones, magullones que pudieran demostrar cualquier signo de violencia podrían ser suficiente causal de divorcio, según sentó jurisprudencia este martes la sala H de la Cámara Civil en un proceso judicial entre una pareja en que, se comprobó, existieron “malos tratos” de parte del marido.

En un principio, fue él mismo quien denunció primero a su esposa por “injurias graves y abandono del hogar”, pero gracias a las lastimaduras internas que la mujer mostró, el tribunal integrado por los jueces Jorge Mayo, Liliana Abreut de Begher y Claudio Kiper entendió que ella intentara escapar y resolvió decretar el divorcio por culpa exclusiva del marido.

Ante la explicación de la mujer sobre las razones del abandono del hogar, en virtud de los malos tratos, el hombre la descalificó y la llamó "mentirosa". Además, explicó que ella, de 60 años, buscó un rédito económico en el matrimonio pues se casó "con un hombre de mayor edad, como era él".

Respecto de "los moretones o magullones que denunciaron las testigos", indicó que "podrían ser producto de una enfermedad de la piel que ella padecía", y negó los malos tratos. Pero el tribunal describió una "relación matrimonial desquiciada", en la que el hombre maltrató a su esposa como consecuencia de sus "picos de frustración que desencadenan violencia física" y verbal".

Los camaristas dieron por "justificado" el accionar de la mujer al retirarse del hogar, ya que "si bien fue voluntario, se debió a la culpa del actor, quien con su accionar la llevó a que tuviera que abandonar el domicilio conyugal".
 

Enviá tus comentarios
Videos exclusivos

Un muerto en un derrumbe en San Isidro