Policiales

Viernes, 17 de agosto de 201208:24

Igual que a su hermana, la ahorcaron en el trabajo

Doce años después del estrangulamiento de Claudia Colo, Sandra  fue hallada ahorcada en un pelotero de la ciudad de Junín. Analizan sus llamadas y sospechan de crimen pasional.

Los investigadores del crimen de Sandra Colo, una mujer de 43 años estrangulada en el comercio donde trabajaba en Junín, pidieron un listado de llamadas del celular de la víctima, el cual no fue hallado y rastreaban cámaras de seguridad. Sospechan de un crimen pasional, a pesar de que el caso quedó caratulado como “homicidio en ocasión de robo”.

En Junín hay conmoción. El caso estremeció a la ciudad bonaerense ya que 12 años atrás, la hermana de Sandra, Claudia, era asesinada de la misma manera en su trabajo tras convertirse en testigo de un robo. El acusado quedó detenido en 2001 y sigue en prisión.

Fuentes policiales aseguraron que, además de los 650 pesos que se hallaban en dos billeteras, el autor del crimen robó el teléfono celular de la víctima, aunque dejó en el lugar otra suma de dinero que estaba guardada en un cajón, como así también dos anillos de oro que tenía Colo.

Si bien existen estos faltantes y la carátula judicial que tiene a su cargo el fiscal de instrucción 7 de Junín, Angel Quidiello, es "homicidio en ocasión de robo", los investigadores policiales tienen una firme sospecha que el crimen de Colo está relacionado a un caso sentimental, y que el robo fue solo para despistar. Tanto familiares como amigos de Colo aseguraron que la mujer no tenía pareja en la actualidad, aunque los detectives de la bonaerense comenzaron a entrevistarse con algunos miembros de su círculo íntimo para intentar establecer cuáles eran las personas que frecuentaba habitualmente.

Al final del día, se realizó la autopsia al cuerpo de Colo y según informaron fuentes policiales a Online-911 los resultados arrojaron que el deceso se habría producido entre las 10 y las 12 horas de ayer. La muerte de la mujer se produjo por "asfixia por estrangulación a lazo", además de presentar politraumas en su rostro y el "estallido del hígado por aplastamiento".

El cuerpo de la víctima fue hallado ayer al mediodía por su propio padre en la cocina de un salón de fiestas y pelotero denominado "Abracadabra" situado en Leandro N. Alem al 388, del barrio Pueblo Nuevo de ese medio y, de acuerdo a la primera inspección de los peritos, el cuerpo tenía un torniquete alrededor del cuello realizado con un cable o trozo de tela.

El padre de Sandra, le pareció raro que su hija - que era la encargada del lugar de 9 a 12 -, no fuera a la casa a almorzar como lo hacía diariamente y por ello se presentó en el local donde ella trabajaba y allí la encontró sin vida.

Cuando el personal policial y el fiscal de Instrucción de turno Ángel Quidiello arribaron al local alertados del hallazgo, los forenses constataron que la mujer presentaba un torniquete alrededor del cuello realizado con una soga y un palo de escoba. Los peritos establecieron que la víctima tenía una herida en la cara y hallaron rastros de sangre en la entrada del local y en la cocina donde estaba el cadáver, por lo que se cree que quien la mató primero la golpeó y luego la estranguló.

En tanto, un jefe policial aclaró que en el lugar se encontraron dos teléfonos celulares, 1.600 pesos destinados al pago del alquiler guardados en un cajón y anillos de oro colocados en dedos de la víctima.

EL CASO DE CLAUDIA, SU HERMANA. El 15 de enero de 2000, su hermana Claudia, de 25 años, era asesinada de la misma manera en su trabajo, una agencia de seguros en Junín. En aquella oportunidad, la menor de las Colo fue encontrada estrangulada con un cable y dentro de dos bolsas de consorcio depositadas en el interior de dicha agencia en la que ella trabajaba como secretaria. La víctima, que fue hallada la mañana siguiente por un compañero de trabajo, también presentaba golpes en el cráneo y tenía las manos y pies atados con cables.

Un día después del hallazgo del cuerpo de Claudia, José Luis Correa (46), analista en sistemas que realizaba el mantenimiento informático en la aseguradora, fue detenido en la localidad de San Andrés de Giles y en su poder se hallaron elementos sustraídos de la oficina, entre ellos, las llaves, dinero, cheques y un arma de fuego.

En 2001, el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1 de Junín condenó a Correa a prisión perpetua por el delito de "homicidio calificado criminis causa, en concurso real con robo agravado por el uso de arma y portación ilegal de arma de fuego de uso civil".

De acuerdo a la investigación, Correa asesinó a la joven cuando ésta lo descubrió robando en la caja fuerte de la aseguradora y luego embolsó el cadáver para deshacerse de él, aunque por algún motivo desconocido no alcanzó a sacarlo del local. En prisión, el condenado se recibió de abogado y estudia pisicología, pero las salidas transitorias del penal de La Plata que gozaba fueron suspendidas el año pasado cuando se constató que no concurría a la facultad como él lo declaraba.
 

Enviá tus comentarios
Videos exclusivos

Un muerto en un derrumbe en San Isidro