icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
ACTUALIDAD

"Baños de Bosque": el furor por los paseos en la naturaleza como medicina preventiva del estrés

Baños de Bosque

El Baño de Bosque es una herramienta cada vez más buscada que reduce el estrés, la ansiedad, mejora el ánimo y los índices de enfermedad cardiovascular, el sistema del placer en el cerebro y la presión arterial.

Fue el agotamiento laboral que traía cifras fulminantes para la vida moderna, sobre todo en Japón, donde el estrés era más que un cuento. Y en occidente, la realidad era la misma pero con otros nombres: adicciones, burnout, desencanto, depresión, y sobre todo una escalofriante falta de salud general en la población urbana.

Cifras inauditas de diabetes, presión alta, enfermedades cardiovasculares y una escalada en la hormona del estrés, el cortisol, que llevaba obesidad y sobrepeso a niños y adultos.

En Japón en los '80 comenzaron los estudios sistemáticos de cómo el contacto con la naturaleza beneficiaba la salud y equilibraba esos índices de enfermedad. Así surgió como medicina preventiva el Baño de Bosque, en japonés Shinrin Yoku.

Decenas de nuevas investigaciones confirmaban que quienes volvían de paseos en la naturaleza mejoraban los indicadores de estrés, recobraban clínicamente el bienestar, incluido el funcionamiento del sistema parasimpático del cerebro, el del placer, y la salud cardiovascular. Los estudios continuaron en Europa y los resultados fueron palmarios.

El baño de bosque es una práctica grupal que cada vez tiene más adeptos y no tiene tinte deportivo ni esotérico: el bosque actúa solo. Y como Bosque se entiende pradera, desierto, playa o selva, como quiera que el paisaje sea protagonista.

En la inmersión conciente y el despertar de los sentidos en un paseo de paso lento por la naturaleza (paisaje natural o parque urbano), los químicos que liberan los árboles (fitoncidios) y también los iones negativos en el agua en movimiento de un arroyo, lago o del mar impulsan a las células asesinas NK (natural killers) que combaten las enfermedades.

Este descubrimiento fue también el empeño de Shirley Gleeson, una irlandesa experta en el tema desde varias áreas de la salud, y de Alex Gesse, un empresario español que tomó el Shinrin yoku, se preparó como Guía y Entrenador de Guías y lo tradujo a la idiosincracia occidental y creó el programa exclusivo de enseñanza: sin quererlo en un año habían extendido la práctica y la enseñanza de Guías de Baño de Bosque y Terapia de Bosque a más de 20 países. En menos de dos años habían formado a 130 personas.

Gesse y Gleeson desarrollaron el exclusivo modelo de formación 5x5 a partir de la investigación llevada a cabo con 121 guías de Terapia de Bosque, científicos, propietarios forestales y profesionales de la salud de 28 países sobre las habilidades básicas y, el conocimiento y la experiencia necesarios para formarse como un guía de nivel internacional.

Baños de Bosque
Baños de Bosque

El consultor forestal e ingeniero en prevención de riesgos, técnico en Mediombiente Claudio Vázquez se fue a formar a los Estados Unidos y a Europa y es en la región punta de lanza para todo Sudamérica. Es el pionero en el Instituto Iberoamericano de Forest Therapy.

Reunió a forestales, científicos, empresarios del turismo, profesores de artes y de técnicas de bienestar; profesionales de la salud mental y la docencia; médicos y periodistas; informáticos y nutricionistas, y creó la primera formación de Baños de Bosque en el continente, de modo que la Argentina ya cuenta con dos Guías y también con sus primeros Perú, Colombia y Uruguay.

En su propuesta, explican que se trata de tomar real conciencia de la red de la vida, delicada y perfecta, de la que somos parte. Tarea bastante inusual por el ritmo en que se vive, a los bocinazos, de fila en fila y en permanente estado de alerta.

Para la salud mental, el baño de bosque reduce la depresión y la ansiedad, mejora el ánimo, refuerza el bienestar general, mejora la concentración y reduce síntomas del Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH).

Sentir por un rato la compasión y fascinación por la naturaleza, sin trucos ni supercherías, es el por qué del furor con los Baños de Bosque. No fue un invento: fue recuperar el estado esencial del ser humano. Por eso es placentero hacerlo y fácil sentirlo: en el recuerdo primitivo del Hombre esa sensación de bienestar sigue intacta.

Baños de Bosque
Baños de Bosque

Cómo es la terapia de bosque

El paseo es un proceso fluido y sencillo. El itinerario busca primero desconectar gradualmente de la vida cotidiana para luego conectar los 5 sentidos con los sitios agrestes. No es trekking, ni un paseo naturalista. Mucho menos una meditación guiada.

Luego se va desacelerando el ritmo y finalmente, se propicia un saludable "regreso" a nuestra cotidianidad. Con mucha más vitalidad y una sensación de bienestar que antes no había.

Gesse, fundador con Gleeson del Forest Therapy Institute y del Instituto de Baños de Bosque, explica que "todos tus sentidos están para ser despertados, para conectarte con el bosque" y que "cuando se liberan, las emociones se despiertan, las conversaciones se desenvuelven y un nuevo mundo surge a tu alrededor, permitiéndote encontrar la armonía con el bosque y, en definitiva, hallar tu equilibrio interior".

Los paisajes pródigos de la Argentina son invitaciones en sí mismos para "volver a cablear" los sentidos con lo lúdico y las emociones. Hasta los habitantes de sitios agrestes pueden vivir perfectamente desconectados del mundo natural, por eso no es privativo de las ciudades la necesidad del Baño de bosque.

En definitiva, es una cuestión de salud pública, buscar el placer más primitivo del ser humano de cuando se sentía un todo y a gusto con el mundo natural que lo rodea.

por Rocío Ferraro
SUBIR

Poder

Ovación

Show