icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
ACTUALIDAD

Voy en Bici: un proyecto solidario para reparar y donar bicicletas a los que más las necesitan

Voy en Bici: un proyecto solidario para reparar y donar bicicletas a los que más las necesitan
Julio "Coco" Antuñano, creador de la red solidaria "Voy en Bici"

La bicicleta ya gozaba de un boom urbano durante los últimos años, por su carácter saludable y ecológico, pero la pandemia originada por el Covid-19 la convirtió además en un medio de transporte privilegiado, ya que permite evitar el transporte público, principal foco de contagio, y respetar la distancia social en los traslados. En este contexto nació Voy En Bici, una ONG que aporta una respuesta a la locomoción de personas de bajos recursos y funciona como puente entre quienes tienen una bicicleta para donar y aquellos que más la necesitan.

La cara visible de este proyecto es Julio Antuñano. Coco, como le dicen los que lo conocen, es un emprendedor social que hizo experiencia trabajando con familias vulnerables en comedores y merenderos, y que a principios de año tuvo la idea de rescatar bicicletas que estuvieran en desuso para que alguien más pudiera aprovecharlas. Con varios puntos de almacenamiento de bicis comunitarias –próximamente habrá otros dos en la villa 11-14 y en la Rodrigo Bueno- se trata virtualmente de un banco de bicicletas, el primero de toda Latinoamérica.

“Me inspiré en un banco de bicis que hay en Róterdam y lo adapté a la idiosincrasia de nuestro pueblo, que culturalmente es muy distinto. La idea nació como un proyecto de inclusión en villas y comedores populares, darle a la comunidad la chance de utilizar una bicicleta que de otra forma no podrían costear”, cuenta Coco, puntualizando que la bici “no se regala, cuando no se usa vuelve a la comunidad. Y los fines de semana se prestan para el esparcimiento físico y mental de chicos, adultos mayores y personas con distintas discapacidades”.

El proyecto Voy En Bici creció, se expandió a Capital y Provincia de Buenos Aires y terminó de tomar forma cuando se sumó un bicicletero que ayuda en la mecánica y reparación de las bicis. Ahora, quien tenga una para donar puede contactarse con Julio y él hace el resto: las va a buscar, las pone a punto y las entrega a sus nuevos usuarios. “Grabamos un video de cada bici que entregamos y se lo mandamos a su dueño anterior para que sea transparente, así la gente confía y se prende”.

Para una persona que reparte viandas de comida, o que no puede movilizarse hasta su lugar de trabajo una bici económica nueva (entre 26 y 30 mil pesos) resulta inalcanzable. Coco le mete corazón y bolsillo para darles una mano a esas personas y espera poder sumar el apoyo del gobierno de la Ciudad y patrocinadores locales para que el proyecto siga floreciendo.

“Mi misión es cambiar realidades. Ya donamos 200 bicis y tenemos 100 más en lista de espera. En la medida que haya financiación esto es escalable, podemos entregar muchas más”, agrega Julio, quien tiene un costo cercano a los 5 mil pesos entre logística y reparación por cada bici entregada.

“Iniciativas como estas hacen que la bici se capitalice, que tenga una segunda vida a través de su nuevo dueño, y confirma que es un medio de transporte prácticamente inagotable, que sigue dando satisfacciones al que lo necesita o que busca el bienestar físico o emocional”, aporta Nicolás Muszkat, director de ventas de Shimano, una de las empresas del rubro que trabaja fuertemente con la inclusión social en el ciclismo adaptado.

Actualmente Voy en Bici ya no es solamente un depósito de bicis, sino que trasladó su actividad a las villas y centros de chicos con adicciones para que puedan aprender el oficio de la reparación y la mecánica. Y la idea es también poder hacer talleres en instituciones carcelarias, para lo cual Antuñano ya se puso en contacto con los Espartanos, el equipo de rugby inclusivo que trabaja en distintos centros de detención.

*Si tenés una bici que no utilizás y querés ayudar, podés comunicarte con Julio en el sitio voyenbici.org. El te pedirá una foto para constatar el estado de la misma y luego acordará para ir a buscarla. Por ahora sólo retiran en Capital y Provincia de Buenos Aires, pero la idea es replicar el modelo en todo el país a través de convenios provinciales. Cuando la bicicleta se entrega a quien la necesita, envían un video para agradecer a la persona que donó.

SUBIR

Poder

Ovación

Show