Qué pasó. Casi un año atrás, después de salir de un boliche, Julieta Silva atropelló con su auto a Genaro Fortunato, su novio, en San Rafael Mendoza. La joven quedó presa y hoy comenzó el juicio en el que la acusada intentó demostrar que fue un accidente.

Silva relató con detalles y entre lágrimas lo ocurrido durante la madrugada de aquel sábado fatídico. La reconstrucción del episodio determinó que todo ocurrió luego de una discusión de la pareja en el boliche. Julieta salió a la calle y quiso irse, pero Genaro intentó detenerla con el auto en movimiento y cayó al asfalto. Ella anduvo unos metros, giró en U y al regresar lo arrolló.

"Volví a buscarlo del lado izquierdo, donde estaba estacionado el auto. Venía mirando para ese costado. Llegué como a una parte oscura, como un túnel oscuro, miraba para este costado y sentí el movimiento del auto, con la sensación de que había pisado un pozo"

"Vi que venía cruzando un chico en diagonal en el medio de la calle hacia mí, cuando llegué un poco más cerca de él, me di cuenta de que era el de la playa de estacionamiento. Él me hace una seña, me levanta la mano, yo agarré mi mochila, que pensé que me quería cobrar porque me había ido sin pagar. Bajé la ventanilla y me dijo 'lo atropellaste”, contó ante el Tribunal.