Qué pasa. Hooooooooy se celebra el Día Mundial de la Bicicleta en todo el mundo, salvo en nuestro país que de conmemora el 17 de septiembre. El motivo dista mucho al que podemos pensar rápidamente: de deportivo no tiene nada sino todo lo contrario. Se trata del día en el que el científico suizo Albert Hofmann realizó un viaje en bicicleta bajo los efectos del LSD, en 1943.

El primer viaje histórico no fue de paseo, sino ante la necesidad que tuvo Hofmann de regresar a su casa. Hace 75 años, el científico estaba trabajando en su laboratorio donde había logrado, por medio de distintas combinaciones, crear el LSD. Tres días antes, en medio del proceso, la sustancia le había dado una pequeña muestra de su poder cuando la rozó con uno de sus dedos. Según sus registros,  luego de ese contacto, y durante dos horas, vio “dibujos fantásticos, formas extraordinarias con intensos despliegues caleidoscópicos”.

72 horas después de aquel episodio decidió tomar una dosis de su propia medicina. Por voluntad propia ingirió la droga y escribió en sus registros que 40 minutos más tarde sintió  "un mareo incipiente, ansiedad, distorsiones visuales, síntomas de parálisis y deseo de reír".

Al percibir que los síntomas empeoraban se fue a su casa, pero como se encontraba en plena segunda Guerra Mundial el transporte era muy limitado y el científico tuvo que utilizar su bicicleta. Acompañado por un asistente vivió un viaje único, que se volvería en un hecho histórico.