La carrera de Medicina que se dicta en Bahía Blanca tendrá a partir de octubre una nueva materia optativa, llamada "Utilización y Prescripción de Cannabis Medicinal.". Estará destinada a los alumnos de 3er año y tendrá una duración de dos meses.

"Creo que hay necesidades educativas que surgen de las necesidades sociales", dice Pedro Silberman a A24.com. "Es una puesta inicial, veremos la demanda pero creemos que va a ser muy grande", agregó el decano de Ciencias de la Salud de la UNS.

¿Cómo surgió el proyecto?

La idea tiene que ver con el impulso en conjunto de varios sectores, desde docentes y médicos que trabajan e investigan el tema, estudiantes que se interesaron por la materia y organizaciones de padres cultivadores. Nos reunimos todos para armar una currícula que fuera compatible con la carrera de medicina.

¿Y cómo es la cursada?

Es una materia optativa, similar a un seminario. Son dos meses de cursada, con una frecuencia de una hora semanal. En total son 20 horas de cursada presencial, más un trabajo práctico final.

¿Son clases teóricas? Con la ley actual, se podría trabajar con marihuana en las aulas?

La ley es muy restrictiva respecto del autocultivo, aun cuando tenga fines académicos o de investigación. En principio la idea es que los estudiantes conozcan cómo funciona el aceite en el organismo, qué dosis son las indicadas, definir cuáles son las concentraciones de los cannabinoides. El tema de la producción de aciete no la vamos a abordar. 

¿Tiene alguna opinión formada sobre el incidente de la ex ministra de Educación de San Luis, que tuvo que dejar el cargo por la difusión de un video en el que dice haber fumado marihuana?

En principio separaría la discusión respecto del cannabis medicinal y el uso recreativo de la marihuana. Yo creo que la política punitiva de drogas no ha funcionado en el mundo. Focalizar la discusión en la marihuana es una visión reducida del problema, hay drogas legales que causan mayor daño, como el alcohol o el tabaco. Que demonicemos el uso recreativo de la marihuana cuando hay odas al alcohol o al tabaco es una visión muy parcial.

Sin embargo, el tema sigue teniendo algo de tabú. Si yo le pregunto a usted si fuma marihuana, seguramente su respuesta podría tener consecuencias negativas por el cargo que ocupa. 

Es que en realidad no importan las cuestiones individuales, lo que se tiene que discutir son las políticas públicas. Si vos tenés una responsabilidad para formar gente o si tenés responsabilidad para hacer una política, las cuestiones individuales no tienen mucha relevancia y forman partes de la vida privada. Algo parecido pasó en el debate sobre la legalización del aborto.