Medios

Ibai Llanos: ¿Quién es el chico que está cambiando el rumbo de la comunicación?

El streamer español revolucionó el mercado de transmisiones luego de comprar los derechos de la Copa América para España. Vive en una mansión junto a otros amigos y todos quieren hablar con él. ¿Cuál es la clave de su éxito?
Diego Geddes
por Diego Geddes |
Ibai Llanos: ¿Quién es el chico que está cambiando el rumbo de la comunicación?

“Quién es”, preguntó Gustavo López entre el desconcierto y la indignación. ¿Quién es Ibai Llanos, que en realidad quería decir "¿Quién es este tipo que consigue entrevistas con las estrellas del fútbol mundial' o peor aún, son las estrellas del fútbol mundial las que quieren hablar con él. Y muchas otras preguntas en esa pregunta inicial: ¿Quién es este tipo que compra los derechos de la Copa América para España?

En el fono la pregunta de López es la que nos hacemos todos, incluso los que más o menos lo tenemos de cara pero no entendemos mucho cómo es que vive en una mansión, o cómo es que gana mucho dinero frente a una cámara, jugando a que sus seguidores lo hacen reír con videos tontos de Internet. ¿Qué tan original puede ser eso? El "Quién es" esconde también una pregunta fundacional: por qué él y no cualquier otro de los streamers que andan por ahí.

¿Quién es entonces, Ibai Llanos? Primero, lo primero. El sonido de su nombre, el tilde parado en la “a” (Ibái, no Ibaí), nacido en Deusto, un pequeño pueblo de 50 mil habitantes de Bilbao hace 26 años.

Una infancia de clase media sin mayores sobresaltos hasta sus 13 años, cuando la crisis española del 2008 se cargó el trabajo de su mamá y las horas extras de su papá. Las consecuencias lo marcaron, en plena adolescencia: sus padres se divorciaron, aprendió que no tenía que atender el teléfono cuando tenía el prefijo de Madrid (eran los cobradores de las deudas que había tomado su padre en épocas más prósperas).

Un universo personal que empezó a refugiarse en los videojuegos. Nada demasiado diferente a la vida de cualquier adolescente, para bien o para mal. Quizás en ese tiempo radique la esencia del carisma y la empatía de Ibai para conectar con su público. El también sufrió, el también sintió la soledad y el pánico y la angustia de los años difíciles. Una combinación que forjó su carácter, la crisis del país y la propia crisis existencial de la adolescencia.

Aunque son puras suposiciones, un relato que se repite en las entrevistas, porque la pura verdad es que no hay mayores secretos que los que están a la vista: en el carisma y la empatía se esconde la fórmula de su éxito.

"Yo empecé hace siete años a hacer esto y quizás con el streaming acompañé a mucha gente que se sentía sola", le dijo al periodista Julio Leiva en el ciclo de reportajes Caja Negra. Leiva consiguió la entrevista con Ibai a través de un tuit (o al menos eso nos hicieron creer).

Embed

El streaming fue el despegue para Ibai, que comenzó como relator del juego "League of Legends". Básicamente, un relator de videojuegos, uno que pasó un casting con su amigo Ander y se fue ganando su lugar, de nuevo con humor y carisma. Así relata Ibai, este fue su primer hit viral, en el mundial de Tetris de 2018.

Embed

Y esas cualidades de relator y animador usaría en estos días durante las transmisiones de la Copa América. Un tono de voz potente y con presencia, como si José María Muñoz hubiera revivido en este gigante de 150 kilos. "Era por arriba, Di María", apuntó, con guiño histórico a los argentinos que arrastramos la herida desde la final de Brasil 2014.

Por fortuna, en épocas en que la audiencia está segmentada y estudiada al máximo, todavía hay un componente mágico que le escapa al canon de belleza hegemónica o al coacheo extremo. Hay algo que tener y no muchos tenemos, canta Calamaro en una canción. Y vaya que Ibai lo tiene; cuando se enoja jugando a los videojuegos o cuando charla mano a mano con el Kun Agüero o con Iniesta. Qué tipo encantador es Ibai, venga ese algoritmo, quiero otro video de Ibai.

Para las estrellas de la televisión se dice que traspasan la pantalla, para los artistas se dice que tienen “angel”. Ibai lo tiene, puede contar en un video que está entrenando, que bajó 15 kilos y quiere seguir en ese camino, no sabemos mucho de su vida privada pero sí sabemos algo de lo que nos quiere contar. Mientras muchos streamers deciden irse a vivir a Andorra para no pagar impuestos, él decide quedarse en España. “No me siento un héroe por quedarme en España. Ni es un villano el que se va a Andorra. Considero que pagar los impuestos en mi país aporta a la sociedad", dice.

También en su construcción mediática se cae un prejuicio respecto de cómo se gana el dinero. No hay nada que esconder: hizo un video para mostrar la nueva mansión que habita junto a otros cinco streamers, a su novia y a sus perros en Cerdanyola del Vallès, en las afuera de Barcelona. Tiene cancha de basquet y de pádel, microcine, jacuzzi, habitaciones para todos: un Disney que ni él se lo puede creer.

Ahora entrevista a famosos en su programa "Charlando Tranquilamente", una prueba de que no hay que perder demasiado tiempo buscando un nombre para las cosas. No hay motivo alguno para pensar que ese nombre puede derivar en un programa exitosos y sin embargo Ibai lo logra con su presencia. Hasta ahora pasaron por ahí Gerard Piqué, Andrés Iniesta, el Kun Agüero, Sergio Ramos, Bizarrap y Nicki Nicole, entre otros.

Además, Ibai nos toca el corazón argentino y parece fascinado con la identidad argentina: es de Boca, es de Messi, le gusta el Duki y Bizarrap, se vincula con otros streamers como Coscu, al que invitó a una de sus sesiones.

A propósito de Messi. Durante mucho tiempo Ibai vivió atormentado porque se lo cruzó en un evento y no lo saludó. O mejor dicho, lo dejó pagando. Ibai dejó pagando a Messi.

Embed

Pero Messi lo perdonó y no sería de extrañar que en poco tiempo más esté como invitado.

Esta semana fue noticia por su condena a dos de sus colegas (Mostopapi y Naim Darrechi) que hablaron livianamente sobre relaciones no consentidas. De nuevo, Ibai fue por la autopista del sentido común y los puso en su lugar. "¿Cómo pudieron subir ese video? ¿Qué cojones están diciendo?"

Como también expuso a López, cuando decidió salir al aire en su programa. Dice que no lo afectó directamente que lo atacaran ("ese día dormí ocho horas y media y comí un filete", dijo Ibai) pero que lo hizo para defender al mundo de los streamers, para mostrar que lo que hacen cientos de miles de chicos en todo el mundo puede valer la pena. Que quizás no haya nada de malo al estar encerrados en un cuarto mirando videojuegos, teniendo amigos de manera virtual, armando comunidades.

Asunto cerrado: López e Ibai hicieron las pases y cada uno siguió por su lado. López, una de las voces más destacadas del periodismo local, Ibai, un creador de contenido global que ya está en otra liga, la liga del futuro, la de los millones de seguidores y reproducciones. La liga que les gusta jugar a todos los que están en los medios y la liga que miran con nostalgia los que ven que el tren empieza a pasar por otras estaciones: estar en el centro de la escena. Al cabo: Ibai es el chico que está cambiando el rumbo de la comunicación.

s