Qué pasó: El servicio de Ortopedia y Traumatología del Hospital Garrahan informó que atiende un caso por semana con la denominada "enfermedad del secarropas", es decir niños que deben ser atendidos con lesiones en manos y brazos por haber metido sus extremidades en uno de estos electrodomésticos mientras está funcionando.

Los casos: Desde 1998, el Garrahan viene haciendo un seguimiento de estos casos. En 2013 se presentó un estudio en donde se reunieron 26 casos con fracturas en brazo y antebrazo en un lapso de 8 años. Desde 2014 los casos se han multiplicado, hasta llegar al promedio de un caso por semana, informaron desde el hospital. 

"Aunque los sistemas de seguridad han mejorado, todavía seguimos asistiendo este tipo de lesiones con una frecuencia alarmante", explicó 

María de los Ángeles Giacomini, del servicio de Ortopedia y Traumatología del Garrahan.

Los riesgos: El secarropas representa un riesgo para los niños desde que empiezan a caminar por la velocidad a la que gira (2.800 revoluciones por minuto) y porque lo hace a escasa altura, advierten desde el Garrahan. Las lesiones más habituales son las fracutras, las heridas en partes blandas, lesiones vasculares y nerviosas y amputaciones traumáticas.