“Siempre estarás en mi corazón”: la carta para un héroe de Malvinas que esperó 36 años | A24
HistoriasA24

“Siempre estarás en mi corazón”: la carta para un héroe de Malvinas que esperó 36 años

Una carta. Una respuesta. 36 años de espera. "No puedo creer que pasó tanto tiempo", escribe Nora, a pedido de A24.com. Es una historia que empieza a cerrarse, un duelo que hasta hace poco parecía eterno. "No sabés lo que te extraño, tu alegría, tu locura y cómo nos reíamos juntos. Que distinta sería la vida con vos al lado nuestro".

Donato era un pibe de Sarandí, fan de los Rolling Stones, que en esas cartas le cuenta a su familia sus primeros días en el sur con cierto entusiasmo ("estoy bien y contento de estar en las Malvinas"). Pero su relato empieza a ser una crónica del sufrimiento, el frío y el hambre.

Es la historia de un pibe que se fue a una práctica de la colimba a Santa Cruz y que quedó durante 36 años en el olvido. Su familia apenas pudo reconstruir cómo fue su muerte en uno de los últimos combates, entre el 10 y el 11 de junio, en el Monte Longdon.

Desde entonces era uno de los soldados "solo conocidos por Dios". Su madre y su hermana ya habían visitado el cementerio de Darwin en 1991. Aquella vez, la madre –hoy fallecida- recorrió tumba por tumba y estuvo un rato en cada una para tratar de estar cerca de su hijo.

Esta vez, su hermana fue a las islas a encontrarse con él.  Y de ese encuentro surge esta carta. 

Carta de Nora a Nacho. 27 de marzo de 2018

“Hermano Querido, no sabés lo que te extraño, tu alegría, tu locura y cómo nos reíamos juntos. Que distinta sería la vida con vos al lado nuestro.

Ahora siento orgullo de saber que luchaste por la patria, por defender nuestra soberanía. Muchos años tuve bronca y angustia. Bronca de no entender por qué vos tenías que ir a cumplir semejante deber y angustia porque tardamos mucho en saber dónde estabas.

Esperaba cada tarde que golpearas la puerta o tocaras el timbre para levantarme a upa, darme vueltas y practicar nuestro baile de rock. Recuerdo que me revoleabas por todos lados y mamá te retaba porque me podías lastimar.

Sé que estás muy cerquita y siempre estarás en mi corazón. Ahora siento orgullo de vos 'Dona', no puedo creer que pasó tanto tiempo, parece que fue ayer que nos reíamos. Estás muy cerca. Junto a un pedacito de mi corazón. Hasta siempre. Te quiero mucho. Nora (tu hermana menor)”.

Fragmentos de las cartas de Donato a su familia

Primera carta. 27 de abril de 1982.

“Quiero contarles que estoy bien y contento de estar en las Malvinas pero con muchas ganas de verlos a ustedes. Quiero que le digas a Armando si cuando yo vuelva a Buenos Aires me pueden hacer un asado. Porque acá me acuerdo mucho de ustedes, de cuando yo vivía ahí, de las macanas que me mandé, y yo quisiera hacer un asado ahí para olvidarme de todo esto que será muy lindo pero la estamos pasando mal.

No sabés las ganas que tengo de estar en Buenos Aires, acá en cualquier momento se arma el quilombo. Hoy estuvo hablando el subteniente y dijo que entre hoy y mañana y pasado podría llegar la flota inglesa y comenzar la guerra. Pero puede empezar tranquila porque yo estoy seguro de que voy a volver porque tengo mucha vida por delante".

Segunda carta (sin fecha)

“Querida vieja, te escribo estas líneas para que sepas que estoy muy bien de salud.

La estamos pasando muy bien, lo único que hace mucho frío, pero estoy contento de estar en las islas, porque es tierra Argentina y si no fuese por la colimba no las hubiese conocido”.

Tercera carta. 25 de mayo de 1982.

“Hoy es un día muy frío. Por primera vez desde que estamos acá tomamos leche con chocolate. Nosotros acá hace que estamos 40 días y no sé cuando nos vamos a ir.

Te quiero pedir una encomienda. Mandame cigarrillos, harina, chocolate para taza, una cajita de te, un mantecol grande, leche en polvo, dulce de leche y galletitas de agua".