Opinión

Nuevo dólar soja: del optimismo al riesgo de una nueva ruptura con los productores

Si bien la medida generó un aluvión de ventas de soja en la primera semana, las disposiciones del Banco Central vuelven a tensar la relación entre el campo y el Gobierno.
Marcos López Arriazu
por Marcos López Arriazu |
La Mesa de Enlace volvió a endurecer su postura hacia el Gobieron con la última medida del Banco Central. Foto: archivo.

La Mesa de Enlace volvió a endurecer su postura hacia el Gobieron con la última medida del Banco Central. Foto: archivo.

Que el aluvión de ventas que provocó el “dólar soja” a 200 pesos no tape la realidad: la mayoría de los productores agropecuarios está disconforme con una medida que genera ruido en las relaciones comerciales de la cadena e incertidumbre a futuro (con el Gobierno mostrando nuevamente su pasión por cambiar las reglas a mitad de camino).

¿Por qué se vendieron 4,6 millones de toneladas en una semana? “Estás en la Argentina, cuando vez algo que te puede hacer una diferencia sustancial en el negocio, tenés que agarrarlo lo más rápido posible”, sintetizó esta semana un analista del mercado. Todo bastante lejos de una política que aliente las relaciones de desarrollo de largo plazo.

Por eso, de ahí a pensar que “el campo nos acompaña con ventas récord”, como afirmó en la semana el Secretario de Agricultura, Juan José Bahillo, hay una gran diferencia.

Los productores aún tienen dudas sobre qué va a pasar el 1° de octubre, si se va a trasladar a los insumos, cómo negociarán los arrendamientos (más allá de la aclaración oficial de que este esquema no tiene que ser tomados en cuenta) o cómo impactará en los costos de alimentación del ganado, afectando la producción de carnes y leche.

¿Qué puede pasar a partir del lunes? Se espera una ralentización de las ventas para las próximas semanas por diversos motivos, entre ellos:

  • La caída del precio al productor, que de algunos negocios pactados en $73.000 el lunes se cerró la semana en $67.000
  • Ya habrían comercializado aquellos productores que esperaron hasta último momento ante la expectativa devaluatoria que generó la asunción de Sergio Massa en el ministerio de Economía.
  • La expectativa de una devaluación mayor al cierre de septiembre (de hecho, desde el lunes se viene acelerando la tasa de depreciación del peso).
  • Los rumores sobre la prolongación de la medida.

El Banco Central metió la cola

Durante la semana, A24.com Agro dialogó con funcionarios del Gobierno entusiasmados con el éxito de la medida. Confiaban en que se superará la meta de liquidar 5.000 millones de dólares en todo el mes y, si bien no se animaban a proyectar hasta que nivel se podría llegar, entendían que la medida fue muy bien recibida por el campo.

“Hablamos con muchos productores y vemos que hay aceptación. Incluso hay acuerdo con la Mesa de Enlace que, claro, nos reclama por cuestiones que faltan, pero no por esto en concreto”, sostuvo un funcionario. Incluso, adelantó que se iba a citar a los dirigentes de las entidades a una reunión en la que posiblemente estaría Sergio Massa, para seguir avanzando en la agenda del agro.

Es cierto que hasta el jueves las únicas voces críticas de la dirigencia apuntaban al cuidado de las transparencia en el mercado para que el beneficio establecido por el Gobierno llegue a los productores. Sin embargo, la decisión del Banco Central de fijar una tasa mínima del 120% de la tasa de política económica para los créditos a otorgar a aquellos productores que conserven más del 5% de su producción de soja, terminó por enojar al conjunto de los productores.

“Es un disparate. Es más intervencionismo en los mercados que provoca más distorsiones. Las reglas no deben alterarse y deben ser justas”, señalaba el presidente de la Sociedad Rural, Nicolás Pino.

“La medida es totalmente negativa, no ayuda al objetivo buscado por el gobierno. Es totalmente contradictoria”, sostuvo Jorge Chemes, titular de CRA.

La medida también fue rechazada por las cámaras agroindustriales y las Bolsas de Cereales del país

Lo más curioso, es que hasta en la propia secretaría de Agricultura aseguran que desconocían la disposición. "No estamos de acuerdo con la medida y no la supimos hasta que no se publicó. Entendemos que es una entidad autónoma por eso lo único que podemos hacer es tratar de tener algún encuentro y tratar de que revean la medida y la retrotraigan", dijo una fuente oficial a este medio.

La decisión del Central cambió por completo el humor en la sede de Agricultura. Desde el jueves a la noche, los contactos entre Bahillo y la Mesa de Enlace son constantes, aunque esa reunión prometida por el momento quedó en veremos.

Los dirigentes contaban con encontrarse, pero la agenda iba a pasar por economías regionales y por el debate de programas de incentivos para la próxima campaña destinados a aquellos productores que hayan vendido el 85% de su stock antes del 1° de octubre (un criterio diferente del Banco Central, que sanciona a quien conserve más del 5%).

¿Pueden reunirse con el Gobierno estando esta medida de por medio? "Todavía no lo discutimos entre las entidades, pero la verdad que es bastante difícil ir a una reunión donde no esté ese tema en agenda", aseguró un dirigente.

La decisión del Banco Central no solo vuelve a mostrar las profundas diferencias entre funcionarios (más allá de la independencia de la entidad), sino que pone en riesgo la relación del gobierno con el campo.

Desde la llegada de Massa a Economía, él y su Secretario Bahillo prácticamente no hablan de mejorar las condiciones de negocios, todos los discursos apuntan a una etapa previa: la de la generación de confianza. Algo que aún se mantiene en una etapa embrionaria y que está a punto de estallar antes de que pueda dar sus primeros pasos.

Se habló de
s