¿MENOS DIVISAS?

Salven al trigo: la sequía jaquea a los rindes y pronostican una importante reducción de la cosecha

El cereal más importante del invierno juega su partido más difícil de los últimos 7 años ante una sequía que no da tregua y redujo en 1,2 millones de toneladas su estimación de cosecha.
El trigo juega su partido más difícilde los últimos 7 años: la sequía pone en jaque a la cosecha. 

El trigo juega su partido más difícil de los últimos 7 años: la sequía pone en jaque a la cosecha. 

Lo que se temía en el campo finalmente se empieza a traducir en números: la lluvia no llega en los volúmenes que se esperan para los cultivos y ahora el trigo sufre por la sequía que genera el extenso período de Niña. Según la Guía Estratégica para el Agro (GEA) de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) la reducción a nivel nacional sería de 1,2 millones de toneladas (Mtn) menos de lo que se esperaba cosechar hace apenas un mes. Según los especialistas el agro argentino alcanzará una cosecha total de 16,5 Mtn. Se trataría de la campaña más pobre de los últimos siete años.

El cuadro no es alentador ya que se estima que 2,5 millones de hectáreas (M has) de trigo —el 40% del trigo sembrado— está en condiciones “regulares a malas”. Con un área sembrada de 5,9 M has y esta nueva proyección de 16,5 Mt, Argentina produciría un 28% menos de trigo que el ciclo pasado. “De esta manera, sería la producción más baja de los últimos 7 años, estando incluso por debajo del complicadísimo ciclo 2020/21, en el que solo se produjeron 17 Mt”, plantearon los autores del GEA.

La situación es la inversa a lo que sucedía hace un año atrás, cuando el trigo estaba bajo la misma amenaza pero un punto de quiebre en su crecimiento llegó para salvarlo. Una buena concatenación de lluvias llegaron y cambiaron de plano la perspectiva de la campaña que derivó en una cosecha récord. Hoy ese panorama no aparece en el horizonte.

trigo produccion.jpg
La futura cosecha y la producción de trigo, afectada por la dura sequía.

La futura cosecha y la producción de trigo, afectada por la dura sequía.

“Lamentablemente, en el 2022 se da lo contrario: las primeras lluvias importantes de la región pampeana llagaron entre el 18 y 19 de setiembre. Solo dejaron más entre 15 y 30 mm en el sudeste de Córdoba, en una pequeña franja del centro sur de Santa Fe, y en sudoeste bonaerense. Solamente, en el centro de la provincia de La Pampa los acumulados estuvieron entre los 30 a 60 mm”, explicaron.

El trigo, por las provincias

Con estas lluvias acotadas el trigo cumple con sus etapas de macollaje, encañazón y espigazón. Sin embargo el déficit hídrico se agrava en el norte, oeste y centro del país. Los lotes de trigo de la provincia de Córdoba, Chaco, Santiago del Estero, sur de Santa Fe y norte de Buenos Aires son los más afectados. Si bien las lluvias de esta semana sorprendieron y dejaron más milímetros de los que se esperaban, alcanzaron una zona muy acotada de Córdoba: los departamentos de Marcos Juárez y Unión. Aun así, se estiman en la provincia 400.000 hectáreas en condiciones “regulares” y casi 200.000 “malas”.

En Chaco hubo algunos milímetros esta semana que pasó: 1 a 5 mm. “El agua es insuficiente para el cultivo que está avanzado, sin desarrollo, golpeado por las heladas tardías y tapado por las malezas”, estimaron desde el GEA. Este escenario proyecta apenas 6 quintales en numerosos lotes. En Chaco hay grandes áreas muy afectadas con cuadros a punto de perderse.

En el sur de Santa Fe se está evaluando el estado de lotes. "En los sectores que llovieron entre 10 y 12 mm se notan algo recuperados, pero donde cayeron 6 a 8 mm, no se percibe mejoría", resumen los ingenieros del área.

precipitacion acumulada .jpg

Con este panorama muchos lotes se darán por perdidos para pasar a soja. Otros, seguirán su ciclo pero la muerte de macollos y la cantidad de espigas por metro cuadrado están muy lejos de las que se planeaba al principio y el potencial está limitado entre 10 a 30 quintales por hectárea (qq/ha).

“La capacidad de recuperación de rinde está muy limitada”, aseguran.

En el norte de Buenos Aires, la lluvia que cayó dejó menos de 5 mm. Allí la falta de agua es casi total desde el 25 de mayo y la situación de los trigos es “crítica”.

En Entre Ríos, y en el centro este y sur de Buenos Aires el trigo tiene mejores condiciones y se perfilan con mejor potencial en términos de rinde. En el resto del país, el comportamiento de las lluvias en los próximos quince días será determinante para evitar que las pérdidas se incrementen.

Se habló de
s