Qué pasó. Allie Quigley, jugadora de Chicago Sky, dio la nota en el concurso de triples del All Star Game de la WNBA, la liga estadounidense de básquetbol femenino. La escolta de 32 años encestó 20 de 25 triples posibles en un minuto y sumó 29 puntos de 34 posibles para batir un récord incluso de la NBA. Este año, Devin Booker había sumado 28 unidades, la marca más alta de la Liga de básquet más importante del mundo. Hasta que llegó Allie, claro.