Qué pasó.  En un partido clasificatorio para el Mundial de básquetbol se dio una escena digna de Copa Libertadores. Durante el tercer cuarto, Australia le ganaba cómodo a Filipinas, pero una jugada desencadenó una batalla campal. Un choque entre el australiano Daniel Kickert y el filipino Ray Pogoy desató una pelea de todos contra todos que terminó con ¡13 expulsados!

El juego se reanudó con tres jugadores de los asiáticos contra cinco australianos, pero se suspendió a falta de un minuto para el final del tercer periodo, cuando Filipinas se quedó con un solo jugador sobre la cancha.