Peronismo vs. peronismo

La llegada de Sergio Massa abre una grieta en la CGT: ¿se hace o no la marcha del 17 de agosto?

El sector de "Los Gordos" quiere suspenderla, pero los duros se mantienen. Los lazos que unen a la conducción de la CGT con el nuevo superministro.
Nicolás Poggi
por Nicolás Poggi |
Daer

Daer, Acuña y Moyano. El triunvirato tiene diferencias.

La incorporación de Sergio Massa como “superministro” de Economía no sólo le dio aire al Gobierno en un momento de extrema fragilidad sino que también distendió los ánimos en el sindicalismo. Tanto que ahora la CGT no sabe si hacer la marcha que tenía prevista para el 17 de agosto contra los especuladores, el alza de precios y en reclamo de mayor diálogo a la política.

Si bien cualquier dirigente sindical asegura públicamente que la movilización está firme, en privado crecen las dudas. Y así quedó reflejado en la reunión de "mesa chica" que hicieron este martes los jefes de la central obrera.

Los sindicalistas tuvieron un día hiperactivo. Primero se reunieron en la sede de Azopardo, al mediodía, en un encuentro reducido que estaba convocado para afinar los detalles de la marcha, que según los organizadores se extenderá desde Plaza de Mayo hasta la Plaza de los Dos Congresos.

sergio massa.jpg
Massa, nuevo superministro. (Foto: Gentileza Diario El País)

Massa, nuevo superministro. (Foto: Gentileza Diario El País)

Luego, por la tarde, una comitiva de gremialistas se entrevistó en la Casa Rosada con el jefe de Gabinete, Juan Manzur, que tiene una muy buena relación con la central obrera.

En la reunión privada del mediodía, de la que participaron Andrés Rodríguez (UPCN) y Juan Carlos Schmid (Dragado y Balizamiento), quedó claro que hay dudas.

Hay sectores que no ven con buenos ojos motorizar una movilización por la situación económica justo cuando acaba de producirse un cambio tan importante en el Gobierno. Prefieren esperar y ver antes que “entorpecer” una gestión que todavía no empezó.

El fin de semana, los movimientos sociales oficialistas modificaron su decisión de desplazarse hasta La Rural y fueron al Congreso. Algunos imaginan un cambio de la CGT en ese mismo sentido.

Hugo Moyano, Héctor Daer y otros dirigentes de la CGT Azopardo cercana a la Casa Rosada se mostraron juntos en un acto el lunes. Este martes irán a la CGT Azopardo..jpg
La CGT, en su estado natural.

La CGT, en su estado natural.

“Los ‘Gordos’ no quieren hacer la marcha”, dijeron a A24.com desde uno de los sectores de la central, en referencia a la postura de colaboración que siempre toman los gremios de servicios con los gobiernos de turno. Y más si son gobiernos peronistas.

En la línea más dura de la CGT, donde abrevan el moyanismo y la Corriente Federal, aseguran incluso que la movilización está “desinflada” y que los sectores más combativos terminarán haciendo un acto por su lado. Pero desde la conducción de la central le dijeron a A24.com que la movilización “sigue en pie”.

Los “duros” hacen un análisis sin eufemismos: “Anunciar marchas largas, que se avisan con mucho tiempo de anticipación, es de cagón (SIC). Es porque no lo quieren hacer. Porque no quieren quedar como que están en contra del Gobierno”.

También cuestionan que la movilización llegue hasta la plaza del Congreso y no avance más: “No quieren que se sienta tocada la reina ni el rey”. Huelgan los nombres propios.

La historia de la CGT y el massismo

daer.webp
Héctor Daer, cotitular de la CGT.

Héctor Daer, cotitular de la CGT.

Tampoco hay que dejar de tener en cuenta la buena relación que Héctor Daer, uno de los cotitulares de la central, tiene con Massa. En 2013, el sindicalista integró la lista de candidatos a diputados del Frente Renovador en ocasión de la presentación en sociedad de ese espacio.

Según pudo saber este portal, Pablo Moyano, otro de los integrantes del triunvirato cegetista, también tiene muy buen vínculo con el tigrense. Como todo en la vida son las relaciones, esa interacción entre ambos se dio a través de Facundo Moyano, otro de los dirigentes que en su momento supo ser exponente del Frente Renovador.

“Facundo Moyano acercó muchas veces a Pablo y Hugo, y él es muy compinche con Massa”, dijo a este portal un dirigente gremial que conoce bien la vida interna de la central. De esas conversaciones, que incluyeron almuerzos en Tigre, quedó un buen trato entre Pablo Moyano y el massismo.

Justamente Pablo Moyano, junto a otros dirigentes sindicales como Omar Plaini (canillitas), Walter Correa (curtidores) y Mario Manrique (SMATA), se habían reunido el lunes con Cristina Kirchner en su despacho del Senado. Los gremialistas están preocupados por que no crezca el número de beneficiarios de planes sociales y pueda abastecerse el mercado formal de trabajadores.

https://twitter.com/SenadoArgentina/status/1554220492663439360

La tercera pata de la conducción cegetista es la de Carlos Acuña, otro que fue diputado bonaerense por el Frente Renovador y que supo ser de los representantes sindicales del armado del tigrense. Acuña sería uno de los que ahora prefiere bajarle el tono a la marcha.

A raíz de esta grieta los sindicalistas pasaron a un cuarto intermedio hasta el viernes a las 12, cuando seguirán debatiendo la modalidad de una medida a la que ahora no todos le ven su conveniencia.

Pero antes del encuentro del viernes, los jefes de la “mesa chica” se reunirán este mismo miércoles en la sede de UPCN, en el microcentro porteño, donde el jefe de ese gremio, Andrés Rodríguez, suele hacer de anfitrión de las mini cumbres sindicales. Allí se cocinará la decisión final.

La reunión de la CGT con Manzur

Después de ese debate, algunos gremialistas se trasladaron a la Casa Rosada, donde fueron recibidos por Manzur en otra señal de “apoyo” gremial a los cambios. Además de los mencionados Daer, Acuña y Rodríguez, también estuvieron José Luis Lingeri (Obras Sanitarias) y Alejandro Amor (estatales porteños).

https://twitter.com/JuanManzurOK/status/1554590123668422658

"Tuvimos un muy buen encuentro, en el que se abordó la importancia de asegurar los puestos de trabajo actuales, pero también de incrementar las oportunidades de empleo a futuro a partir de la inversión, del incremento de la producción y de agregar valor a lo que produce la Argentina", dijo Manzur después de la reunión.

Por su parte, Dar completó que se habló sobre “las expectativas de esta nueva etapa que se está generando y la perspectiva de un país productivo, que genere oportunidades de empleo y desarrollo para toda la población".

La Unión Ferroviaria apoya a Massa

tren.jpeg

Para que no quedaran dudas del alineamiento sindical, la Unión Ferroviaria -una organización que pisa fuerte en los gremios del transporte- se manifestó con “muchas expectativas” por la llegada de Masa.

De hecho, el jefe de ese sindicato, Sergio Sasia, quien también se desempeña como cotitular de la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT), dijo que el movimiento obrero considera necesario "juntarse" con el nuevo superministro para "analizar la situación y ver qué es lo más conveniente en esta nueva coyuntura".

Para Sasia, Massa "dará un cambio de timón en distintas políticas del Gobierno" para "combatir la inflación y la especulación que llevan a cabo de los grupos concentrados de la economía". “Tiene una carpeta que nosotros hemos presentado hace un tiempo, y creo que ahora se le puede dar una impronta mayor para aportar a la industria nacional", le dijo el dirigente sindical a la Radio 990.

Habrá que ver cómo se para el sector de transporte en la discusión por la movilización del 17 de agosto.

s