El gobierno no encuentra el rumbo energético: los combustibles subieron por encima de la inflación y se esperan más aumentos
Layer 1
ElRumboDeLaEconomía

El gobierno no encuentra el rumbo energético: los combustibles subieron por encima de la inflación y se esperan más aumentos

Durante los últimos 7 meses todos los combustibles aumentaron por encima de la inflación. La mala noticia es que los economistas y expertos coinciden en que, a pesar de que desde diciembre los precios subieron un 49,3%, la tendencia alcista no tocó techo. 

En ese mismo período, la nafta premium aumentó un 68,6%, la súper un 59,6% y el gasoil un 53,4%. El único que rompe esta regla es el GNC, que se movió siempre por debajo del aumento de precios (aumentó un 48%).

Por qué suben los precios. Con la desregularización de precios establecida en octubre de 2017 -y fallido el pacto de aumentos en junio, previo a la salida de Juan Aranguren, entonces ministro de Energía- los combustibles superaron la inflación y pasaron a obedecer sus componentes internacionales: los valores del crudo y del dólar.

De hecho, los precios en surtidor siguen sufriendo la corrida cambiaria. Desde mayo, el dólar aumentó por encima de los combustibles y los precios se dispararon: entre julio y agosto, el aumento fue de 6%. El litro de nafta premium pasó de $35,74 en julio a $38 a mediados de agosto. El gasoil tuvo un incremento similar: $26,57 a $28,28.

"La nafta aumenta al ritmo de la devaluación porque es un insumo dolarizado. El dólar está muy por encima del resto de los precios. Hasta ahora tuvimos una inflación del 16,9% y una devaluación del 60%", explicó a A24.com el economista y director de la consultora Epycas, Martín Kalos.

¿Qué quiere decir? Que aún queda lugar para más subas.

Estos aumentos, además de pegar en el bolsillo de los consumidores, tiene otras ramificaciones. En una entrevista telefónica con A24.com, el analista económico de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) Matías Lestani sostuvo que sólo el aumento del gasoil del último mes (6,44%) implica un impacto anual de $3.000 millones en el sector. Si se toma el aumento de precios desde la desregularización (63,25%), ese número aumenta a $19.700 millones. 

"Esto dificulta a las economías regionales, a las actividades precuarias, labores agrícolas. Todas tienen al gasoil como un insumo esencial"

Matías Lestani, CRA

Sobre esto coincide Kalos. "La nafta es un insumo generalizado. No solo impacta de forma directa a quien la consume, sino también en el transporte de carga que se hace mayoritariamente en camiones. Cuando aumenta la nafta te está aumentando el costo de traslado de la mercadería". Eso luego es lo que impacta en los precios.

Por lo tanto, el aumento se siente, como mínimo, dos veces: al llenar el tanque y al comprar productos cuyos costos de transporte y producción aumentaron.

¿Pueden regularse los precios? Es una estrategia que el Gobierno no parece estar considerando ya que el objetivo central es bajar el déficit. Una forma de controlar el precio de las naftas podría ser subsidiar a YPF para que mantenga un valor competitivo pero eso demandaría insumos extra en un contexto de profundización de la crisis económica. 

Qué establece la resolución 314. Desde diciembre de 2016, por decisión del entonces ministro Aranguren, todas las estaciones de servicio del país deben informar los precios de surtidor en tiempo real. En base a estos números, se realizaron promedios nacionales y mensuales de los precios de cada combustible del consumo minorista.