Qué pasa. No sólo el déficit fiscal es un problema en la Argentina. La balanza comercial también asusta. Según la consultora Ecolatina, el intercambio comercial podría cerrar el año con un déficit de U$S 11.000 millones. En 2017 fue de casi U$S 8.500 millones.

Por qué es importante. Las alarmas empiezan a sonar. En total, el primer trimestre de 2018, la balanza comercial dejó un saldo negativo de U$S 2.586,5 millones. En esta línea, es bueno entender a quién le vendemos y a quién le compramos, tal como muestra la visualización.

Quién es el más importante. Se sabe que es el mayor socio estratégico de la región y gran parte de la economía depende del constante intercambio de bienes. Acá vemos la relevancia del comercio con Brasil y, en menor proporción, con otros países del mundo, tanto en el plano exportador, como en el importador.

En el primer trimestre de 2018, Argentina mantuvo una fuerte relación comercial con Brasil. Desde ese país, se importaron bienes por U$S 4.482 millones y se exportaron productos por U$S 2.570 millones, según los datos del INDEC.

China fue el segundo país que más dólares se llevó en el comercio con Argentina. En total, las exportaciones fueron de U$S 575 millones y las importaciones de U$S 3.333. Esto significa que por cada dólar que Argentina consiguió por el comercio con los asiáticos, ellos se llevaron U$S 5,8.

La relación con Estados Unidos fue un poco más pareja: se importaron bienes por U$S 1.565 millones y las exportaciones alcanzaron los U$S 1.052 millones. 

En cuanto a otros países de la región, además de Brasil, destaca el rol de Chile -hacia allí se exportaron bienes por U$S 693 millones-, Paraguay y México, a los que Argentina demandó bienes por U$S 620 millones y U$S 450 millones, respectivamente.

En total, el primer trimestre de 2018, la balanza comercial dejó un saldo negativo de U$S 2.586,5 millones.