Opinión

Argentina y su inexplicable sensación de estar tan cerca de golear como de un derrumbe abrupto

La Selección Argentina no superó a Chile en su debut en la Copa América y deja sensaciones ambivalentes.
Hugo Balassone
por Hugo Balassone |
Argentina suma 3 empates seguidos.

Argentina suma 3 empates seguidos.

En los empates frente a Chile y con Colombia el equipo logra de a ratos mandar en el juego, pero esos lapsos tienen poca eficacia. A la Selección Argentina le falta malicia en las áreas y, a veces en el fútbol, todo se reduce a ello.

Hay discretos equipos muy certeros y hay ideas de juego bien desarrolladas que se desvanecen por su poca contundencia. Y esta última opción describe al seleccionado de Scaloni.

El equipo es muy frágil emocionalmente, siente los golpes del rival y sobre todo sufre frente al rigor habitual de Chile. La rivalidad de esta generación con el equipo chileno debiera sacarle más cicatrices al equipo argentino. Ayudarlo a madurar. Templar su carácter.

Cuando la selección establece superioridad, sobre todo en el primer tiempo, hay un equipo que encuentra espacios para jugar con Lo Celso, las subidas de Tagliafico y los movimientos de Nicolás González (terminó perdiendo las chances mas claras).

Ese triángulo izquierdo, hasta con otros intérpretes, siempre termina siendo el sector de sorpresa del equipo.

Apariciones brillantes de Messi, con el golazo de tiro libre incluido, no alcanzan para ganar. Pero ver a este Leo conectado con el armado del equipo lo incluye en las buenas sensaciones que el equipo deja para el futuro.

Para defender, Argentina sufre en el retroceso y queda muy estirado en el campo. Si los rivales le juegan rápido de contra lo van a complicar. Inquieta a esta altura tanta irregularidad. Y cuesta creer que el equipo no logre superar a rivales con menores jerarquías.

En lo individual hay niveles muy esquivos en Lautaro Martínez, Martínez Quarta y hasta De Paul. Y son nombres en funciones demasiado importantes para consolidar las intenciones. El técnico tiene que tocar las teclas justas, que parecieran ser su virtud para el armado, pero su defecto con los cambios durante el partido. Las modificaciones no sólo no mejoran al equipo, logran descomponerlo.

La racha adversa de Lautaro abrirá la puerta de Agüero. Los ingresos de Di María no influyen. En el arco pareciera quedarse Dibu Martínez más allá del poco tacto con Armani. Martínez Quarta necesita ser respaldado a pesar del flojo momento. Pasó Chile con su coraje a cuestas, el viernes llegará Uruguay con todo su oficio. Lo que nosotros tenemos a los otros le faltan. Lo que ellos tienen, nosotros no lo podemos mandar a comprar.

Se habló de