Opinión

Boca (sin importar quien sea su DT) es un eterno déjà vu

El equipo de Battaglia no escapa a los "otros" Boca. Su karma está en los nombres que siempre están más afuera que adentro y, por una cosa u otra, siempre están ahí.
Hugo Balassone
por Hugo Balassone |
Boca brilló en Mar del Plata de la mano de Cardona. 

Boca brilló en Mar del Plata de la mano de Cardona. 

Boca es un eterno deja vu. Vuelven Cardona, Villa, Salvio, Pavón, jugadores que hasta hace poco no tenían cabida y se daba por concluido su tiempo en el club. Con ellos Boca ha competido y ganado torneos, pero no pudo con la Libertadores. Y ese es su karma.

Anoche, en la victoria ante Aldosivi en Mar del Plata, se vio una influencia decisiva de Edwin Cardona en el rendimiento de un Boca cargado de inestabilidades. Cuando arreciaban las sombras en la segunda parte, el colombiano sentenció con una definición impecable. Y por si faltaba algo más para cerrar una actuación estupenda también habilitó a Villa para cerrar el resultado.

Con el triunfo de anoche, el equipo de Battaglia aspira a clasificarse por la tabla anual a la próxima Libertadores sin depender de la Copa Argentina. Y puede cerrar el año mejor de lo que se presagiaba en agosto, cuando tuvo que cambiar de entrenador. Mucho se discute sobre las calidades de este plantel y cuántas incorporaciones necesita para dar pelea por la Séptima.

En un mercado que le ha resultado esquivo por cuestiones de la economía del país y con incorporaciones que en su mayoría no pudieron imponerse, el estilo del equipo sigue marcado por la impronta de estos jugadores que están por irse todo el tiempo, pero siempre están volviendo.

Será un tema para diciembre decidir sobre el futuro estos recursos. Todos generan una grieta muy marcada por alta y bajas, idas y vueltas.

De la calidad de Cardona no hay dudas, tampoco de su inconstancia. Boca deberá gestionar un nuevo préstamo con Tijuana, con quién comparte el pago del contrato. A favor de Cardona, no estuvo presente en las peores derrotas de Boca de los últimos años. No jugó en Madrid, tampoco con Santos y fue reemplazado por Battaglia en el Monumental en el último clásico. Quedar exento de las grandes caídas lo deja con vida, y al menos sostiene el interrogante de qué hubiera pasado con él en cancha.

Villa está otra vez en el equipo, lo cual parecía impensado durante la racha de triunfos tras asumir Battaglia. Pero las últimas derrotas con Vélez y Gimnasia forzaron su regreso. Al delantero, con Argentinos y anoche, le cuesta desequilibrar como antes de la sanción.

Pavón no tuvo minutos en el Minella, pero hasta hace poco era una solución parcial para el ataque del equipo. Boca, aunque ofrecerá una renovación de contrato, sabe que el jugador no aceptará tales condiciones y lo utilizará hasta que finalice su vínculo en junio del próximo año.

Toto Salvio ingresó muy bien luego de una larga inactividad por una nueva lesión de ligamentos cruzados de su rodilla. El contrato se le vence en junio de 2022 pero ya empiezan las negociaciones entre las partes para estirar su permanencia en Boca.

Mientras mira hacia el futuro y ratifica algunos jóvenes como Almendra, Vázquez, Mancuso, Montes, Medina y Zeballos, Boca se aferra a las memorias del pasado para sobrevivir a los vaivenes del mercado.

Se habló de
s