Afganistán

El desesperado pedido de ayuda del nene afgano fanático de Messi

Murtaza Ahmadi conmovió al mundo en 2016, cuando fue fotografiado con una camiseta argentina hecha con una bolsa de plástico en el que tenía dibujado el 10 y el nombre del astro rosarino.
Murtaza Ahmadi en 2016

Murtaza Ahmadi en 2016, cuando la foto con la improvisada camiseta argentina lo llevó a ser conocido en el mundo. (Foto: archivo)

La vida del niño afgano Murtaza Ahmadi dio un vuelco de película en solo cinco años, el tiempo que pasó desde que en 2016 fue fotografiado con una camiseta argentina hecha con una bolsa de plástico con el nombre de Lionel Messi y su número 10 hasta hoy, cuando clama por huir del país tras el arribo al poder de los talibanes.

Ahmadi está oculto en Kabul, la capital de Afganistán y blanco de distintos ataques terroristas en los últimos días, porque teme a posibles represalias de los talibanes.

El niño ahora tiene diez años y vive con su familia en un pequeño departamento después de escapar de los talibanes hace dos meses de su pueblo natal, en la provincia de Ghazni.

Murtaza Ahmadi jugando (1).jpg

"Estoy atrapado en casa y no puedo salir porque tengo mucho miedo a los talibanes", declaró Murtaza a la prensa internacional.

Murtaza dijo que su principal anhelo es "viajar a un lugar seguro" para "jugar al fútbol en paz" y clamó: "Por favor, sálvenme de esta situación".

El día que Murtaza conoció a Messi

Tras volverse virales las fotos en las que aparecía con la camiseta argentina hecha con una bolsa de plástico, Murtaza pudo conocer a Messi durante una gira que en ese momento hizo el Barcelona en Qatar.

Murtaza Ahmadi Messi juntos (1).jpg

Sin embargo, ese encuentro de ensueño se transformó en una pesadilla para Murtaza, porque los extremistas lo amenazaron con secuestrarlo ante la sospecha de que Messi le hubiera hecho una donación de dinero.

La huida de Murtaza y su familia ante el avance talibán

Murtaza y su familia llegaron a pedir asilo en Estados Unidos, pero no tuvieron éxito. Tras ello comenzaron a huir por todo el país. En su camino, tuvieron que dejar la pelota y las camisetas firmadas que le había regalado Messi.

Murtaza Ahmadi solo (1).jpg

"En mi sueño veo que los talibanes vienen, llaman a la puerta y me gritan", contó Murtaza.

Los Ahmadi habían encontrado seguridad en Kabul, pero esa certeza se esfumó después de que el 15 de agosto las fuerzas militares estadounidenses abandonaron el país y los talibanes tomaron el poder.

s