Copa Libertadores

El detrás de escena del "no" de Conmebol a River

La entidad Sudamericana rechazó el reclamo de River para inscribir a los arqueros Díaz y Gómez. Para la Conmebol, el coronavirus no constituye una lesión grave.
Javier Lanza
por Javier Lanza |
Gallardo intentó convencer a la Conmebol vía mensaje

Gallardo intentó convencer a la Conmebol vía mensaje, pero la respuesta fue negativa. 

Primero fueron cinco. Después diez. Luego quince. Llegó la eliminación por penales con Boca y siguieron las malas noticias. Lesiones y cinco casos más para llegar a 22 positivos por coronavirus. No completa el equipo. Y encima dentro de las dos docenas de jugadores contagiados están los cuatro arqueros. Por eso desde ayer a la tarde en River no se habló de otra cosa que hacerle el pedido a Conmebol para poder sumar a Alan Díaz y Agustín Gómez a la lista, como caso excepcional. Pero tras la negativa, y la certeza de que será un jugador de campo el que se tenga que calzar el buzo y los guantes, vale la pena enumerar el detrás de escena de una decisión que desde Paraguay no tuvo dudas.

Desde el mismo domingo, los abogados de River trabajaron con las horas contadas para ver qué vericueto legal podría abrirle una puerta ante un panorama muy complejo. Complejo porque desde Núñez siempre tuvieron claro que del lado de Conmebol había pocas ganas de ver la posibilidad de, al menos, permitir la inclusión de los arqueros juveniles en la lista. Durante el transcurso del día hubo varias charlas informales que terminaron con el mismo discurso del otro lado del teléfono: hasta que no presenten el pedido formal no se va a hablar. Con el panorama más oscuro que claro hubo una reunión entre el presidente, Rodolfo D’Onofrio, el vice, Jorge Brito, y el manager, Enzo Francescoli, en las oficinas del estadio Monumental para delinear los pasos a seguir.

Recién a la medianoche llegó el pedido de excepcionalidad poder reemplazar en la lista de buena fe de la Copa Libertadores a Germán Lux y Franco Petroli por Alan Leonardo Díaz y Agustín Gómez. El club de Núñez lo hizo luego de charlas informales con la confederación: “Preséntelo y vemos”, les dijeron. Los abogados trabajaron domingo y lunes a destajo. H. Antes de que despuntara el martes, las respuestas: pedido a Paraguay y comunicado oficial del club de Núñez.

Para entender esta crónica hay que tener presente que las dos partes veían casi posible la negativa de la entidad madre del fútbol sudamericano ante cualquier pedido. En los pasillos del Monumental sabían que el “error” de Marcelo Gallardo de no utilizar los cincuenta cupos de la lista que había otorgado Conmebol por el tema Covid, para garantizar que los equipos no tuvieran excusas por una posible ola de contagios en el plantel a la hora de jugar. La lista del millonario tiene 32 nombres inscriptos. Pero el Muñeco dejó claro los porqué de su elección: “No completé la lista porque no quiero generarle falsas expectativas a los chicos”.

Embed

Esas declaraciones hechas en septiembre del año pasado no fueron bien tomadas en Luque. “Escupieron para arriba y ahora no pueden decir nada”, hicieron saber a Ovación 24 bien temprano comenzado los rumores. También llegaron respuestas como “A River o a quien sea, se le aplicará el Reglamento”. Nadie desde el lado de Conmebol ni siquiera abrió una ventana. Por eso Rodolfo D’Onofrio salió a jugar su carta mediática y hasta el propio Gallardo intentó, vía mensaje, conseguir el guiño. La negativa siguió firme.

Esta mañana hubo llamado de Paraguay a Zurich, la casa de la FIFA, para ver si la negativa era el camino correcto. Y la respuesta desde el Viejo Continente fue afirmativa, porque aseguraron que el no haber completado la lista de cincuenta hacía que el pedido de excepcionalidad para ingresar dos nuevos arqueros no tuviera sustento. Otra cosa hubiese sido si, con el número completo, todos los arqueros de la lista no hubiesen estado disponibles.

Caso juzgado (desde el primer minuto)

Minutos después de las 14 llegó la noticia que todos en River esperaban: ante Independiente Santa Fe el plantel disponible no iba a sumar al menos dos arqueros. La razón fundamental de la Conmebol para la negativa se basa en un dictamen de la comisión médica, que no considera como "lesión grave" el ser positivo por coronavirus. Ese motivo desactivó el pedido del Millonario de usar la cláusula 3.7.5.12 del reglamento que permite cambiar a un arquero en forma permanente en cualquier instancia del torneo.

También le recordaron a River que las excepcionalidades provocadas en el torneo hizo que el reglamento de la Copa Libertadores (que todos los clubes firman para poder disputarlo) tenga una ampliación de veinte lugares más en la lista. Eran 30 y pasó a 50 para esta edición. Otra vez vuelve a retumbar el número de los 32 cupos usados por el equipo de Gallardo. Ahí está la clave de todo el fallo.

La política vacunatoria, otra piedra en el camino millonario

“Les agradecemos mucho el ofrecimiento, pero nosotros vamos a vacunarnos en la pretemporada que haremos en Orlando (Estados Unidos)”. Esa fue la respuesta que dio River cuando en Conmebol le ofrecieron la primera dosis de la vacuna Sinovac, que la entidad sudamericana se vanagloria de haber conseguido para “proteger” la realización de la Copa América (como prioridad) y de los torneos de clubes que organiza. River estaba en Paraguay porque debió viajar a disputar el partido ante Independiente Santa Fe a Asunción, luego de que explotara el conflicto social en Colombia y la Conmebol decida trasladar los partidos de los equipos cafeteros a Asunción. La misma respuesta recibió la entidad presidida por Alejandro Domínguez de Lanús y Argentinos Juniors… Pero la foto de los jugadores de River poniendo el brazo tenía otro peso.

Cuando mañana salgan los equipos y el buzo de arquero lo tenga Casco o cualquier otro jugador de River las redes explotarán. En Conmebol son conscientes que para el afuera esto es un golpe duro para la imagen de un producto que cuida como oro. Sin embargo, también saben que si abrián la puerta de la excepcionalidad lo reglamentario se iba a volver caótico. “Es un costo que estamos dispuesto a pagar”, se escuchó del otro lado del teléfono ni bien empezado todo el conflicto. Por eso, desde que empezó todo esto el final estaba escrito y River saldrá a la cancha con un jugador que se pondrá por primera vez los guantes.

Se habló de
s