Opinión

El River de Gallardo es el mejor de todos para atravesar tormentas

Con el triunfo de Talleres, con uno menos durante 85 minutos, River dio otra muestra que con Gallardo está a otro nivel en el fútbol argentino.
Hugo Balassone
por Hugo Balassone |
El River de Gallardo muy cerca del título. 

El River de Gallardo muy cerca del título. 

River se encamina hacia el título mostrando una vez más la astucia de Gallardo para atravesar posibles tormentas. Si ya se puede considerar, que llegaba al Kempes con varias bajas por lesiones, tener que acomodarse a jugar con uno menos desde los 7 minutos suponía un obstáculo. Y sin embargo, esos anticuerpos que genera para adaptarse a situaciones de adversidad lo vuelven a River un equipo indestructible. Y el triunfo ante Talleres fue otro ejemplo claro de ello.

El efecto de Gallardo en el partido resultó decisivo. Cuando es expulsado Peña en el comienzo del partido, solo retoca con Enzo Pérez jugando de marcador central, y no sufrió grandes inconvenientes. Talleres solamente tuvo una chance con un remate cruzado de Michael Santos. En el complemento incluye en la defensa a Maidana para fortalecer el juego aéreo ante un desesperado equipo cordobés que empezó a tirar centros. Siempre ejerciendo el control sicológico del partido, reduciendo a Talleres a su propia impotencia, se anima a quitar a un mediocampista como Santiago Simón para poner a Brian Romero, quien terminará rubricando un triunfo que estira una ventaja casi indescontable.

La palidez del equipo revelación del torneo, tuvo mucho de condicionante en la postura de River. La transferencia de responsabilidades lo cargó de nervios al equipo del Cacique Medina, que traía una racha casi perfecta (19 de 21 puntos), jugando como local.

Los reflejos de un entrenador que derriba todos los prejuicios de cómo se debe jugar en inferioridad numérica. El contraste todavía muy fresco a la postura de Boca en el reciente Superclásico. Y en estos pequeños detalles, se descubre la personalidad de un equipo que este año supo reinventarse luego del duro golpe por la copa Libertadores con el Mineiro para ir por el torneo argentino.

Este envión del equipo para saldar el último pagaré de esta era inolvidable era se caracteriza por la irrupción de algunos jóvenes que dan la talla como Peña, Simón, Rolheiser y la explosión definitiva del jugador del momento en la Argentina: Julián Alvarez.

Fin de año marcará seguramente un nuevo título de River, y tiempo de decisiones para Gallardo. Solamente alguna oferta que lo inquiete fuertemente podrá cerrar esta etapa. Si esto ocurre, podrá marcharse con todos sus sueños realizados. Y si algún agorero podría reprocharle no consagrarse en el medio local, rubricará un nuevo éxito con sus reconocibles huellas.

Se habló de
s