Política y fútbol

La continuidad de Chiqui Tapia al frente de AFA corre riesgos y hay muchos nombres propios para ocupar su lugar

Sin el aval del gobierno de Alberto, y con pocos aliados políticos dentro de la AFA, la presidencia de Tapia en la AFA pende un hilo y ya hay varios nombres.
por Hugo Balassone | 20 de mar de 2021 - 16:17
¿El sucesor? Tinelli y Tapia conviven entre la Liga Profesional y la AFA. 

¿El sucesor? Tinelli y Tapia conviven entre la Liga Profesional y la AFA. 

La dirigencia del fútbol siempre es oficialista. Los que antes eran macristas, hoy son peronistas y estarán dispuestos a reportarse al poder de turno. Históricamente, los gobiernos miraron con atención lo que ocurre en AFA. Y Alberto Fernández no ve que Claudio Tapia acumule méritos (aunque éste se empeñe en hacer bien los deberes) para conducir el fútbol argentino. Incluso hace días, en ocasión de la final de la Supercopa Argentina en Santiago del Estero, el presidente de la Nación evitó la foto que Tapia buscaba para conseguir un respaldo que no tiene.

La herramienta que tienen a mano para generar un nuevo orden es declarar inválida la apresurada reelección de Tapia de manera remota durante la pandemia. Y el jueves la presentación ante la IGJ que hace Nueva Chicago con Daniel Ferreiro (ex aliado de Tapia) puede ser el punto de ruptura, más allá que hay otras denuncias preparadas contra el actual presidente de la AFA.

A Tapia este gobierno lo ve como una invención del macrismo, que entre otras cosas permitió que Mauricio Macri acceda a un cargo en FIFA. Los pasos a seguir serán convocar a nuevas elecciones o consagrar a un candidato que surja por consenso, que hoy no pareciera encontrarse.

Muchos de los posibles candidatos buscan el padrinazgo político de los diferentes actores de la coalición de gobierno. Los aspirantes a conducir AFA van desde Marcelo Tinelli, Rodolfo D´Onofrio, Nicolás Russo, Víctor Blanco hasta Marcelo Achille.

AfaDirigentes.jpg

Tinelli conduce la Liga Profesional, tiene buenas relaciones con el presidente, cuenta con el respaldo de la mesa chica de la Liga (Malaspina, Spinoza, Pellegrino), pero no alcanza un apoyo mayoritario.

D´Onofrio es otro dirigente que mostró públicamente su deseo de conducir la AFA, es un nombre bien visto por dirigentes políticos, pero la contra es que proviene de River y el resto de la dirigencia no aceptaría que presida Viamonte.

Nicolás Russo es un aliado político de Sergio Massa y si bien aspira a la intendencia de Lanús, sería un candidato potable. Su contra: tiene resistencias, sobre todo del actual presidente de River.

Víctor Blanco reúne muchos adeptos en el arco de la dirigencia del fútbol y en el poder político. El presidente de Racing está bien con todos, pero nació en España (impedimento estatutario para ser presidente) y eso lo relega en la carrera.

Desde el ascenso (ya desunido), emerge el actual presidente de Defensores de Belgrano Marcelo Achille, hombre apadrinado políticamente por el Secretario General de la Presidencia Julio Vitobello y con mucho predicamento en la dirigencia del Nacional. El obstáculo para llegar sería que los clubes de primera no aceptarían un nuevo presidente surgido desde el ascenso.

La continuidad de Tapia al frente de AFA corre riesgos. El gobierno mira por primera vez en este mandato la gestión del fútbol argentino. Y le preocupa su desorganización y algunos acuerdos comerciales sospechosos. Mientras tanto, se abre el juego de la posible sucesión, y como advertirán, EL candidato no aparece.