La FIFA eligió a las cinco “estrellas inesperadas” del Mundial de Rusia
MundialRusia2018

La FIFA eligió a las cinco “estrellas inesperadas” del Mundial de Rusia

Qué pasó. La FIFA seleccionó a cinco futbolistas que se destacaron como “estrellas inesperadas” en la Copa del Mundo. “Nombres ilustres y figuras desconocidas que despuntaron en Rusia”, anuncia la máxima entidad del fútbol mundial. Aquí, los elegidos y las razones del organismo.

Kieran Trippier (Inglaterra, defensor). “La trayectoria de la selección inglesa hasta semifinales se cimentó en las jugadas a balón parado, y la habilidad de Trippier en estas acciones resultó fundamental. Un cambió táctico introducido el pasado mes de marzo —cuando el 3-5-2 permitió que Kyle Walker y Trippier jugaran juntos— permitió al lateral del Tottenham hacerse un hueco en el once. Él botó el saque de esquina en el que Harry Kane anotó el gol de la victoria contra Túnez, y suyo fue el sensacional gol de libre directo contra Croacia en semifinales. Kieran Trippier fue vital en algunos de los momentos más memorables de los Tres Leones”.

Denis Cheryshev (Rusia, mediocampista). “La Copa Mundial que ha protagonizado Cheryshev sólo habría podido ser mejor si hubiera saltado al césped del estadio Luzhniki para disputar la final del torneo, justo 31 días después de su espectacular doblete en el partido inaugural. Tras su paso por el Real Madrid, donde nunca consiguió despuntar, y después de sufrir una lesión en el Villarreal que lo ha mantenido una buena temporada en el dique seco, por fin llegó su momento de gloria. Con su gol en cuartos de final contra Croacia demostró que está en plena forma”.

Takashi Inui (Japón, mediocampista). “El Real Betis Balompié se hizo con sus servicios antes del torneo, y el fichaje no podría ser más acertado: Inui causó admiración en los cuatro partidos que disputó Japón. Discípulo del estilo clásico de los Samuráis Azules de pases rápidos y trabajo incansable, el centrocampista brilló en la creación el juego de los suyos y aportó goles, ingenio e imprevisibilidad”.

Kasper Schmeichel (Dinamarca, arquero). Si bien hace ya un tiempo que el hijo de Peter Schmeichel dejó de estar a la sombra de su padre —contribuyó de manera decisiva a que el Leicester City ganara la Premier League en 2016—, no era habitual ver su nombre entre los mejores guardametas del mundo. Sin embargo, esto podría cambiar a partir de ahora, ya que Kasper Schmeichel se fue de Rusia con el mejor porcentaje de paradas de todos los arqueros que jugaron más de un partido: detuvo el 91,3 % de los lanzamientos que recibió. Por si fuera poco, atajó tres penales en el choque contra Croacia.

Yerry Mina (Colombia, defensor). Mina, que recaló en el FC Barcelona el pasado mes de enero, es un central robusto, pero con clase. No es que su calidad hubiera pasado desapercibida, pero tras haber jugado apenas un puñado de partidos internacionales, su talento era desconocido para la mayor parte del público. No obstante, sus formidables actuaciones tanto en defensa como en ataque han dado un vuelco a su situación. Gracias a sus tres goles en tres partidos consecutivos —incluido el empate contra Inglaterra en los últimos minutos del encuentro—, la corpulenta figura de Yerry Mina se ha quedado grabada en la memoria de muchos.