La jerarquía del River de Gallardo fue demasiado para un Racing desconocido
Layer 1
CopaLibertadores

La jerarquía del River de Gallardo fue demasiado para un Racing desconocido

Qué pasó. Jerarquía. Esa fue la gran diferencia entre un River que estuvo a la altura de lo que exigía el partido ante un Racing que nunca pudo ante la dinámica millonaria. El 3-0 de los de Gallardo, con goles de Pratto, Palacios y Borré, los pone en cuartos de final ante Independiente, rival al que visitará en Avellaneda el 19 de septiembre.

Una tromba. La intensidad de los de Gallardo fue la clave de un partido casi sin equivalencias. El jugar sin un doble cinco clásico hizo que el local base su partido en la presión en campo contrario y todo le salió perfecto. Por la voracidad de sus volantes para recuperar y por la falencia de un Racing que necesitó de muchas fases para poder pasar la mitad de cancha.

De contra. Los espacios a espaldas de los volantes visitantes hicieron que River lastimara demasiado a Racing. En el gol de Pratto fue un centro atrás de Montiel; en el segundo una jugada preparada mal ejecutada que terminó con una contra letal definida por Palacios. Y cuando el partido se moría apareció el olfato goleador de Santos Borré para sentenciar una historia que parecía estarlo desde el final del primer tiempo.

Racing. Uno, River, estuvo a la altura. El otro, Racing, no generó nada de lo que venía haciendo de la mano de Chacho Coudet. El planteo del DT hizo que el funcionamiento de su equipo sea espeso, muy previsible, lo peor fue lo previsible de su juego, lo que favoreció a la presión de Racing. El chileno Marcelo Díaz debió entrar para acelerar las fases de creación. Otro partido clave en los que el DT quedó en deuda.