Los detalles íntimos del asado de Messi y Sampaoli que cambió los planes del DT de la Selección
MundialRusia2018

Los detalles íntimos del asado de Messi y Sampaoli que cambió los planes del DT de la Selección

El primer encuentro fue en agosto y desde entonces se juntaron tres veces más. Como ningún otro técnico en los últimos años, Jorge Sampaoli le dio a Lionel Messi el poder total para opinar y elegir dentro de la Selección Argentina. “El equipo es más de Messi que mío”, dijo el entrenador el jueves último en la antesala del partido contra Italia y allí se resume gran parte de cómo es la relación DT-capitán.

El Diario El País de España publicó un informe en el que da detalles de las reuniones que mantuvieron Messi y Sampaoli y de cómo la opinión del técnico cambió casi por completo a lo que pensaba antes de asumir en la Selección y mucho de ello fue por las charlas con Leo.

El asado con el que empezó todo

Messi invitó a Sampaoli a comer un asado a su casa en Barcelona en agosto, algo que no había hecho con ninguno de los otros técnicos que tuvo en la Selección (Pekerman, Basile, Maradona, Batista, Sabella, Martino y Bauza). Una de las pocas condiciones del asado, fue que Sampaoli se hiciera cargo de la parrilla, porque Leo “no sabe cocinar”.

Otro Messi

Cuando se sentó a comer con él, Sampaoli se encontró con otro Messi, distinto al que esperaba. Leo le explicó al DT su visión del fútbol. “Messi seguía maquinando fuera del campo con la misma precisión con la que gestionaba dentro, razonando cada detalle con claridad, analizando los conceptos del juego y los jugadores, exponiendo problemas, argumentando soluciones, y haciendo autocrítica de forma implacable. Salvo por la mirada intolerante con la que se autoexaminó, Sampaoli no pudo dejar de admitirlo: Messi tenía razón en todo. Incluso en cuestiones tácticas”, describe la nota de El País.

El cambio de esquema

Sampaoli quería jugar con el esquema 3-5-2 porque consideraba que no había laterales de nivel capaces de sostener el 4-4-2. Messi se opuso y dijo que con tres en el medio y solo dos hombres por la banda, él no encontraría tantos espacios. Leo le explicó que con el 3-5-2 el carrilero y el interior arrastrarían marcas a las zonas en las que él necesita maniobrar.

Entonces, sugirió limpiar el medio y jugar con línea de cuatro, con dos laterales que suban para crear superioridad, más dos interiores, un mediapunta y un punta. Messi se puso como mediapunta, pero pensaba moverse más por la derecha, casi como un 8.

Otro Sampaoli

Así, el técnico de la Selección fue modificando su idea de jugar con un 3-5-2, algo que terminó por descartar en esta gira (partidos contra Italia y España), para la que decidió buscar los laterales que le permitieran armar una línea de cuatro. Así, aparecen con fuerza en el radar Fabricio Bustos y Nicolás Tagliafico. Hoy, 4-2-3-1 se asemeja mucho más a lo que quería Messi.

Fuente: El País (Nota Messi dirige, Sampaoli administra)