Marcelo Bielsa le pidió disculpas públicas a Hernán Crespo por haberle mentido
Layer 1
BielsaEnLeeds

Marcelo Bielsa le pidió disculpas públicas a Hernán Crespo por haberle mentido

Qué pasó. En un conferencia de prensa de su nuevo equipo Leeds, en Inglaterra, el Loco contó una anécdota de un error que cometió y que aún no se perdona de su época de entrenador de la Selección Nacional. "Les voy a contar un grave error que cometí. Debe ser uno de los errores que no me perdono. A mí me tocó dirigir a un gran centroatacante, que fue Crespo. Era un jugador muy generoso. Me tocó dirigirlo en dos momentos: cuando estaba madurando y en un segundo momento cuando él ya había madurado. Cuando él estaba madurando yo una vez le dije que lo consideraba un jugador maduro. Pero yo le estaba mintiendo, trataba de fortalecer su autoestima asignándole una característica que yo no pensaba que él tuviera", afirmó Bielsa sobre sus primero contactos con el ex jugador, allá por 1998.

"Cuando pasó el tiempo y él maduró verdaderamente, yo le dije 'Qué madurez actual la tuya, ya no eres el de antes'. Y él me dijo: 'Pero cómo, si usted antes me dijo que ya estaba consolidado. Entonces usted me engañó. Usted antes me dijo que yo era maduro y no lo pensaba'. Y no me lo perdoné nunca. Todo esto lo cuento no para contárselo a ustedes, sino para pedirle disculpas públicas a él, porque sé que lo defraudé".

Dijo Marcelo pidiéndole disculpas públicas al jugador por haberlo defraudado.

La moraleja. Pero la anécdota no solo quedó allí sino que también le sirvió para dejar un mensaje y aconsejar a los padres en sus formas con sus hijos: “Yo aprendí para siempre algo que yo ya sabía que si usted a su hijo lo engaña hoy para que él consiga algo producto de esa fortaleza momentánea y artificial, habrá resuelto el problema de esa hora y ese día, pero lo habrá debilitado de ahí en adelante convenciéndolo de que él puede ser algo que solo puede ser por un momento. Hay recursos que se instalan para siempre y eso es madurar. Pero cuando uno no es maduro puede poseer algunos recursos que luego si poseen en la madurez pero por poco tiempo, y el error que cometí con Crespo para captarlo fue decirle que él era definitivamente así y en realidad yo no estaba pensando eso. Porque él fue recién más adelante como le dije antes que él era antes".

"Es un lindo ejemplo porque está Crespo... sino", dijo entre risas al terminar la anécdota.