Quién es el DT revelación

Perfil de Eduardo Domínguez, entrenador del líder Colón

Gullit, Beckham, Bielsa y Bianchi, apellidos que marcan a Eduardo Domínguez, el entrenador revelación del fútbol argentino.
por Darío D'Amore | 17 de marzo de 2021 - 21:05
Eduardo Domínguez

Eduardo Domínguez, entrenador del líder.

“Es un buen pibe, laburador y respetuoso”. Así define Carlos Bianchi a su yerno, Eduardo Domínguez, actual técnico de Colón, la revelación del fútbol argentino, con 5 triunfos en igual cantidad de partidos en la Copa de la Liga Profesional.

El Barba, como le dicen, tiene dos características que también poseía el Virrey entrenador: el liderazgo de grupos y su obsesión por la preparación física. A tal punto, que el profe del cuerpo técnico del sabalero es Pablo Santella, hijo de Julio Santella, mano derecha de Bianchi durante décadas.

Algunas de las virtudes futboleras de Colón son: la presión, la solidez defensiva y la contundencia ofensiva, destacándose en ese rol Pulga Rodríguez, hasta aquí, el mejor jugador del certamen.

Eduardo Domínguez debutó como jugador profesional en Vélez. Sin embargo, se fue por la puerta de atrás de la institución que él consideraba su segunda casa. Incluso, alguna le vez le hizo un gol al fortinero con la camiseta de Olimpo, se lo gritó a la hinchada y fue insultado.

En sus comienzos tuvo a Bielsa como técnico: “Te exige al 100 x 100. Tenés que estar preparado. Aprendí muchas cosas de él”, dijo el ex defensor que fue campeón con Vélez en 1998. Como futbolista, también dio la vuelta olímpica con Huracán en la Copa Argentina y en la Supercopa Argentina en 2013 y 2014, además de integrar el equipo del recordado subcampeonato, con Angel Cappa como entrenador.

En agosto de 2015, Domínguez pasó de jugador a DT en un día. Ante la renuncia de Néstor Apuzzo, y los rechazos de Matías Almeyda y Omar De Felippe, le ofrecieron la dirección técnica de Huracán. Eduardo decide colgar los botines y asume como entrenador, pasando a ser jefe de sus ex compañeros.

En ese rol, el Globo mejoró y le sacó lustre a Wanchope Abila, que fue el goleador de ese equipo. Estuvo dos años en Huracán, otros dos Colón, promediando el 50 por ciento de los puntos en sus 185 partidos entre las dos instituciones.

Le llegó la oportunidad de probar suerte en el exterior. Breve paso por Nacional de Uruguay consagrándose allí campeón de la Supercopa uruguaya, único título hasta aquí como adiestrador.

Casado con Brenda Bianchi, la hija del Virrey y Margarita, en 2012. Padre de Mateo y Nina, Eduardo es familiero y calentón. En su primera etapa en Colón, las cámaras lo agarraron insultando a sus jugadores: “son unos cagones”, les dijo luego de perder un partido con Huracán en Parque Patricios. “Tiene razón, fuimos unos cagones”, reconoció uno de los futbolistas sabalero de aquel día, Bruno Zucculini minutos después de aquel insulto.

Como jugador, tuvo una dilatada trayectoria. Participó en más de 400 partidos y marcó 30 goles. Su pierna más hábil es la zurda Empezó como lateral izquierdo y Julio Falcioni lo convirtió en segundo zaguero. Tenía un correcto cabezazo y buena pegada.

A tal punto que, en 2008, Rud Gullit, técnico de Los Angeles Galaxy, de la MLS, lo empezó a seguir, a través de un veedor y recomendó su compra. Al llegar, el holandés, lo mandó a practicar tiros libres con David Beckham, que era la figura de aquel equipo. “Un tipo humilde, sencillo. Me dijo si querés patear uno, lo hacés. Si te equivocás y querés patear otro, no hay problema…”, contó hace una década Domínguez a la revista El Grafico. “En los partidos, ni me acercaba, obviamente”, remató.

Hincha de River desde chico, hoy dice simpatizar por Huracán, club al que le tomó cariño en sus cuatro pasos como futbolista y en su recorrido como entrenador. En su segunda etapa en Colón está haciendo un trabajo brillante. Asumió hace un año. El equipo estaba en zona de descenso y llevaba 10 encuentros sin ganar. Pandemia mediante, dirigió 18 partidos, ganó 12, empató 2 y perdió 4. Potenció a futbolistas que terminaron emigrando, como Alex Vigo, a River, por dos millones de dólares por el 50 por ciento del pase, y Tomas Chancalay, a Racing, a préstamo, con una opción de 5 millones de dólares. El elenco no se resintió con sus partidas y hoy manda en el fútbol argentino. Éxito económico y deportivo. La contratación de Eduardo Domínguez, hasta aquí, es un negocio redondo para Colón.

Se habló de