Efecto contagio, economía del lenguaje y sentido de pertenencia, las razones detrás del modismo “preguntarte” de los periodistas
MundialRusia2018

Efecto contagio, economía del lenguaje y sentido de pertenencia, las razones detrás del modismo “preguntarte” de los periodistas

No sabemos cuándo ni cómo empezó, pero sí sabemos que la muletilla se repite en todas las conferencias de prensa posibles. Sería algo así: "Acá Jorge (Sampaoli), Diego Geddes, para A24.compreguntarte si ya tenés el equipo". O sino, con menos confianza pero igual efecto: "Presidente, consultarle por el paro de la CGT". No hay conferencia de prensa en donde falte esta forma. ¿Es correcto hablar así? ¿No faltaría una palabra? ¿Tanto cuesta agregar el "quiero/quisiera/querría preguntarte"? Quizás esto sea un asunto más de periodistas que del público en general, pero no deja de ser una buena excusa para hablar de cómo evoluciona el lenguaje. 

Para los que no sepan de lo que estamos hablando, acá nuestra editora Gabba De Bonis compiló un video genial con algunos ejemplos (perdón a los colegas que se sientan aludidos).

Para entender un poco más hablamos con Gastón Cingolani, Doctor en lingüística y docente en la Universidad de las Artes. Y, detalle no menor para esta nota, lingüista y futbolero: es hincha de Estudiantes de La Plata y está bien atento a lo que está pasando en Rusia. 

Arrancamos como corresponde, Gastón. “Preguntarte” si hay un punto de partida para esta "moda", cómo es que de repente muchos periodistas lo usan, aunque no se sabe bien cómo ni cuándo empezó...

El lenguaje es esencialmente un sistema de contagio y esto en el sentido más literal de la idea, igual que un virus que propaga una enfermedad. El que habla de una determinada manera busca natural y espontáneamente “contaminar” a los otros y el que lo adquiere se está dejando contagiar.  

O sea que hay una suerte de efecto contagio, aunque no todos lo adoptan

Claro, hay contagiantes y contagiados que aceptan o no, o ponen barreras. Está pasando también con el lenguaje inclusivo, que trata de barrer con la normativa de género que tiene la gramática. Hay algunos que buscan un efecto contagio y lo están logrando, digamos. Logran cambiar las conductas y el lenguaje.

¿Esto que se da por contagio obedece a muchos factores?

Sí, el lenguaje no es sistema que tenga un funcionamiento monocausal. Es como el cuerpo humano, algo que está vivo y que se ve afectado por muchas cosas y por muchos factores concurrentes. Nunca se puede explicar un fenómeno del lenguaje solo por una causa.

¿Y ese modo de hablar por qué surge, solo para ahorrar una palabra?

Ese modo de hablar, el “preguntarte” o “consultarte” implica que no estás diciendo algo más armado como "yo quisiera consultarte" o algo así. Básicamente, el lenguaje es económico, es decir que es un sistema que economiza recursos para poder resolver algo tan costoso como la comunicación. 

Una de las maneras de economizar es no decir todo lo que tenés para decir y aun así ser eficaz. Con muy poco decís mucho más. El modismo permite resumir o condensar cosas y así todo entendernos, es un modo implícito de generar confianza y juegos de mutua comprensión a bajo costo. Ahorrar palabras sirve para indicar implícitamente un gesto de confianza y cercanía con el otro (sea que el otro lo acepte o no) y también y cuando esto se produce se generan ciertas esferas o círculos de pertenencia.

Como “Chiqui” Tapia, que arrancó una conferencia de prensa con un “contarles”

Tiene que ver con eso, adquirir ese mismo estilo o contagiarse es una forma de sentirse parte de ese mundillo

¿Qué otro rasgo has observado en las conferencias de prensa? 

Hay otro gesto que vengo observando que es el “me cuentan que” o “me dicen que”. Es un gesto muy contagioso, da una sensación de preferencia. Son gestos que dan un tono a lo que se está diciendo. El contenido podría ser el mismo si no dijera “Me cuentan que...” pero le da como un halo de secreto revelado y calidad informativa diferente. El lenguaje genera estos ambientes que a veces son tanto o más importantes que el contenido mismo de lo que se está comentando.

¿Es correcto hablar así? ¿Está bien dicho o está mal?

Bueno, para la lingüística no están en juego esos valores. El lenguaje no es puro o impuro. Muchos pueden decir que es una burrada o que hay cosas de buen hablar o de mal hablar. Incluso puede haber un modo peyorativo con estos modos “vulgares”, “populares” o “desviantes” por parte de los que en este caso preguntan más elaborado o respetando la fórmula tradicional. Pero así es la evolución de la lengua y lo interesante es cómo distintos sectores o grupos o universos de gente van marcando una segmentación con el lenguaje.