REDES

Conocé los secretos de Rodrigo Oliva que en pocos años se transformó en un súper influencer

Conocé los secretos de Rodrigo Oliva que en pocos años se transformó en un súper empresario-influencer con casi medio millón de seguidores en Instagram.
29 mar 2022, 09:00
Conocé los secretos de Rodrigo Oliva que en pocos años se transformó en un súper influencer

Rodrigo Oliva en pocos años se transformó en un súper empresario-influencer con casi medio millón de seguidores en Instagram.

-¿Cómo fue tu infancia?

Tuve una infancia muy felíz, nací en Lugano 1 y 2 en una familia muy humilde pero llena de amor, en donde a pesar de esa circunstancia, nunca me falto nada.

-¿Cómo comenzaste con tu negocio?

Arranqué con los BlackBerry hace más de 10 años, los vendía primero y luego, de curioso, me puse a desarmarlos y me encantó. 7 años atrás, viajé a China para realizar mi primer curso de reparación de celulares y me enamoré de Apple, fui a conocer la fábrica y compré todas las herramientas para empezar a desarmar los equipos. Hace 6 años pude poner mi primer local, luego viajé a Miami a hacer un curso de microsoldadura, con el que me perfeccioné como técnico, alcanzando el más alto nivel, posicionándome en el barrio porteño de Las Cañitas en donde era el técnico y atendía a la gente, al principio me costo un montón porque nadie me conocía, pero trabajando con honestidad y haciendo las cosas bien empecé a prosperar, al punto de abrir otro local en Recoleta y ahora estoy pensando en abrir en zona norte, sólo me falta alguien de confianza que lo quiera manejar.

-¿Cómo te transformaste en influencer?

Arrancó como un juego, empecé a mezclar mi vida privada con el trabajo y a la gente le encantó, me paran en la calle y me piden fotos, la verdad que nunca pensé llegar tan lejos.

-Sabemos que sos súper solidario y que te cuesta hablar de esto pero puede resultar inspirador para otros, qué acciones hiciste y hacés por los demás?

Si, me encanta ayudar y es parte de mis valores, trabajo para Cáritas de la iglesia San Benito de Palermo, junto ropa y alimentos y una vez por mes llevo todo, me hace sentir bien poder ayudar a la gente que más necesita.

-¿Cuántos famosos te acompañan en redes?

La mayoría que hace canjes, ellos mismos me van recomendado y me hablan para hacer sorteos o acciones, me ayudó un montón para hacerme conocido.

-Nos gustaría saber a quienes les arreglaste sus equipos y cómo llegaste a ellos.

A varias celebridades, actores e influencers, todo a través de mi Instagram, ellos se comunicaban conmigo al ver que hacía canjes.

Embed

-¿Qué servicios brindás, específicamente?

Nos especializamos en microsoldadura, reparamos fallas que nadie más puede reparar, también hacemos, reparaciones y vendemos iPhones usados, generalmente la gente me entrega su equipo usado y se lleva otro más nuevo pagando la diferencia.

-¿Es cierto que asegurás un tiempo ínfimo de reparación o no cobrás?

Si, es cierto, tenemos varios técnicos que son los mejores y trabajan súper rápido, hacemos reparaciones de placa en el día, y nos preocupamos y ocupamos que el cliente esté sin teléfono el menor tiempo posible.

-¿Tenés sucursales?

Tal como te dije antes, por ahora una sola, en Peña 2119 recoleta, además de la central.

-¿Qué horario de atención tenés?

Trabajamos de lunes a viernes de 10 a 19 y los sábados de 11 a 16hs.

-Te vimos regalar y hacer sorteos de IPhones, porqué lo hacés?

Es una forma de mantener la atención de la gente, hacemos un sorteo cada mes y siempre con algún famoso que lo promocione. Lo tengo así estandarizado y me da gran resultado.

-¿Qué le recomendás a los que quieran comenzar a emprender y que tengan éxito como vos?

Básicamente que tengan disciplina y mucha paciencia, los resultados son a largo plazo. El éxito llega solo cuando sos honesto y haces las cosas con el corazón, amar lo que uno hace.

-Por último, cómo te soñás a futuro?

Tengo ganas de abrir más tiendas, capacitar a gente honesta que quiera trabajar de verdad y mi mayor sueño es que todo el mundo cuando quiera cambiar el teléfono o repararlo, acudan a mi.

Embed