icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
JUDICIALES

Aldo Roggio, procesado y embargado en una causa por corrupción, transfirió las acciones de sus empresas a sus hijos

Aldo Roggio, procesado y embargado en una causa por corrupción, transfirió las acciones de sus empresas a sus hijos
Comodoro Py 2002

El empresario Aldo Benito Roggio, procesado, embargado e inhibido por la justicia en una causa por corrupción, se desprendió de sus empresas cediendo sus acciones a sus hijos, con autorización de los jueces Leopoldo Bruglia y Martín Irurzun.

Roggio está por presunto pago de sobornos para la adjudicación de dos plantas potabilizadoras de efluentes cloacales. Y si bien sus bienes fueron embargados hasta cubrir la suma de 500 millones de pesos, “no ha integrado el monto por el que fuera intimado”.

El empresario explicó ante la Cámara Federal que “la tenencia accionaria en su poder -hallándose en condición de procesado- genera prevenciones en orden a la habilitación de BRH S.A. (la firma principal del grupo, ndr) para presentar ofertas, resultar adjudicataria y contratar obras públicas y/o servicios de distintas jurisdicciones".

También le dificulta "la convocatoria de licitaciones por proyectos financiados bajo el régimen de PPP (participación público privada)”.

En dos instancias judiciales la pretensión había sido denegada. Pero Roggio insistió con su decisión de transferir sus acciones en Roggio S.A., Clisa S.A. y Doya S.A. (accionistas de Benito Roggio e Hijos S.A.) a sus hijos Rodolfo, Lucía Inés y Martín Benito, en “donación como anticipo de herencia”.

“Los hijos del imputado manifestaron que la donación de las acciones a su favor no importará un cambio en los bienes cautelados, ya que la inhibición que actualmente alcanza a dichas acciones e impide su trasferencia sin autorización expresa del Juzgado, se inscribirá en los registros correspondientes, junto con la transferencia por donación".

De ello quedará "constancia también en el Registro de Accionistas de las sociedades en cuestión y nada obstará, ante una posible sentencia condenatoria, que dichas acciones respondan frente a daños y perjuicios, honorarios y/o multas”, explicó el voto mayoritario.

Ello significa que, al ser los dueños de las empresas los hijos de Roggio, quienes no están procesados, las firmas podrán seguir participando de las licitaciones para contratos de obra pública, entre otros.

El camarista Bruglia opinó que “la transferencia de las acciones en los términos peticionados no provoca una modificación de los bienes cautelados y, en principio, evitaría una disminución en el valor de las acciones de las empresas detalladas”.

Entonces propuso autorizar la donación “siempre y cuando dicha operación se lleve a cabo de manera tal que, por los medios y registros pertinentes, quede debidamente documentada y asegurada la inalterabilidad y continuidad de la medida cautelar dispuesta en autos sobre dicho patrimonio y su correspondiente sujeción a este proceso”.

El camarista Pablo Bertuzzi discrepó, argumentando que “autorizar el acto de disposición provocaría un desplazamiento concreto de su propia órbita patrimonial y el consecuente cambio de titularidad de esas acciones, en clara oposición a las finalidades que, mediante la disposición de esa clase de medida cautelar, persigue el proceso penal”.

Desempató el camarista Irurzun, quien priorizó “la necesidad tanto de mantener la afectación como de impedir la extensión del daño a las empresas -y al correlativo valor de sus acciones- como resultado del tenor de su participación en ellas y de las consecuentes dificultades para operar aludidas por la defensa”.

Roggio es defendido por los abogados, Jorge Valerga Aráoz (uno de los jueces que juzgó en 1985 a los comandantes de la última dictadura) y Jorge A. Valerga Aráoz (h).

Hasta ahora, el juez federal Sebastián Casanello –quien dictó su procesamiento por supuestos sobornos para la licitación para la construcción de dos plantas potabilizadoras de AySA, Paraná de las Palmas y Sistema Berazategui- y la propia Cámara Federal habían rechazado el planteo.

En las oportunidades anteriores, los jueces habían opinado: “No puede obviarse que el otorgamiento de una autorización para transferir las acciones pertenecientes al imputado generaría un riesgo manifiesto para los resultados que podrían arrojar los procesos iniciados en su perjuicio”.

Ese criterio cambió ahora y las acciones quedaron en condiciones de ser transferidas como cesión por anticipo de herencia.

SUBIR

NWS

Ovación

Show

Más Noticias