Comodoro Py en la mira: las “movidas” en el ajedrez judicial
Layer 1
JuecesBajoLaLupa

Comodoro Py en la mira: las “movidas” en el ajedrez judicial

Mauricio Macri tiene la oportunidad que no tuvieron ni Menem, ni De la Rúa, ni Duhalde ni los Kirchner: designar nuevos jueces en la estratégica Cámara Federal, instancia por donde pasan absolutamente todos los casos de corrupción.  

Las vacantes se abren tras la renuncia en gestación del juez Jorge Ballestero, el traslado ya en marcha de Eduardo Farah, la destitución de Eduardo Freiler, el traslado de Leopoldo Bruglia y el fallecimiento de Horacio Cattani.

Sin embargo, la forma en la que se ocupen esos espacios se dirime en medio de los tironeos entre el ala judicial “pragmática” del Gobierno que tiende a conservar el statu quo y la “republicana”, dispuesta a encarar profundos cambios en la justicia.

De acuerdo a cómo se haga la “movida”, la misma puede dotar de racionalidad y previsibilidad a un sector de la justicia federal, o bien, mantener el actual esquema en el que cuesta –en los casos sensibles- hallar casos análogos que se resuelvan de manera parecida.

Para calibrar la importancia de la ocasión, es preciso tener en cuenta que los fallos de la Cámara Federal tienen una importancia decisiva en las decisiones de los jueces de primera instancia, que tienden a seguir a sus superiores en la aplicación de la ley.

Esta ola de cambios, además, parece extenderse a la primera instancia porque los jueces Rodolfo Canicoba Corral y Ariel Lijo están bajo la lupa del Consejo de la Magistratura –como se viene informando desde este espacio-.

Además, la auditoría - cuyos resultados se conocieron la semana pasada-  podría incentivar esta perspectiva.

La compleja y sorprendente realidad contingente no permite ver con claridad que, por debajo de esa intensidad, existe una profunda inercia que está produciendo cambios en el formato de la justicia.

En Comodoro Py, se respira vértigo y resistencia a las reformas.

Además, dicen, que “el miedo a la gente” y a los escraches es tal que cada juez está cuidando lo suyo y solo unos pocos nostálgicos extrañan los tiempos en los que salían todos juntos a comer.

¿Te interesó este tema? Recibí más información en tu mail suscribiéndote al newsletter "Dos Justicias"