Demoras, intriga y ansiedad en torno a la Cámara de Casación, el tribunal penal más importante del país
ComodoroPy

Demoras, intriga y ansiedad en torno a la Cámara de Casación, el tribunal penal más importante del país

La Cámara Federal de Casación Penal está a un paso de renovarse: hay cuatro vacantes que están por ocuparse para dar nuevos aires y juegos de poder en el tribunal más importante a la hora de revisar casos de narcotráfico y corrupción. Y hay un quinto lugar que, aunque ya está ocupado, necesita formalmente el nombramiento del Senado.

Las sillas vacías no son pocas: el tribunal está integrado por 13 miembros, con un presidente y tres jueces repartidos en cuatro salas a los que les llegan las causas de todo el país en materia federal.

Pero del apuro inicial para ocupar esos cargos y "descomprimir" a los jueces que subrogan en varias salas, se entró en un compás de espera que pone nerviosos a los futuros jueces: tres candidatos ya desfilaron hace casi un mes ante el Senado y todavía no tuvieron novedades; otro lo hará hoy y el último está esperando su convocatoria ante el Senado.

Ansiedad e intrigas comenzaron a tejerse en los pasillos de Comodoro Py 2002 ante la inexplicable demora. Pero nadie se atreve a darle forma a los fantasmas: la estampida del dólar y los roces con el peronismo federal convirtieron en razonable para el oficialismo el tiempo transcurrido. 

Aquí el listado de quiénes esperan ser los próximos jueces de Casación:

  • Diego Barroetaveña. Juez de Tribunal Oral Criminal 21 de la Capital Federal. Su nombre saltó a los medios cuando le tocó ser juez de Garantías en la causa por el crimen de María Marta García Belsunce. Fue uno de los magistrados que condenó al ex jefe sindical de los ferroviarios José Pedraza por el asesinato del militante del Partido Obrero Mariano Ferreyra. Su candidatura contó con el aval del radicalismo.
  • Daniel Petrone. Fue juez en lo penal económico. Allí tuvo en sus manos la investigación por las valijas que traía el empresario venezolano Guido Antonini Wilson. Actualmente ocupa un lugar en el Tribunal Oral Criminal Federal de San Martín. El año pasado, además, lo eligieron vicepresidente del Consejo Directivo del Centro de Justicia de las Américas (CEJA). Petrone es amigo del ministro de Justicia, Germán Garavano.
  • Guillermo Jorge Yacobucci. Forma parte de la Cámara Nacional de Casación Penal. El CELS impugnó su postulación por no haber aceptado como querellantes a organismos de derechos humanos en una causa contra el represor Jorge “Tigre” Acosta, y por publicar en una revista que habría apoyado la represión ilegal durante la dictadura. Hoy enfrentará la audiencia en el Senado.
  • El cuarto nombre aún no está oficializado. Pero es vox populi que fue propuesto por el Gobierno ante el Senado: hablamos de Javier Carbajo, actual secretario general de Casación que tiene el apoyo de los jueces del tribunal.
  • La vacante que falta es solo una formalidad. El Senado debe dar el aval a Carlos “Coco” Mahiques, quien ya se desempeña en la Cámara Federal de Casación Penal tras un “traspaso” desde el tribunal de Casación ordinario. Por una acordada de la Corte Suprema, Mahiques necesita ahora el aval de la Cámara Alta, más allá de poder seguir en su puesto en Comodoro Py y sin que corran riesgos las sentencias que ya ha dictado. Es el padre del representante del Ejecutivo en la Magistratura y de uno de los fiscales que investigan a Cristina Kirchner. El juez -con distinguidos antecedentes académicos- tuvo un breve paso como ministro de Justicia del gobierno de María Eugenia Vidal.