Diez años sin justicia: el negocio de 300 millones de dólares que hicieron los K en El Calafate
Layer 1
CorrupciónK

Diez años sin justicia: el negocio de 300 millones de dólares que hicieron los K en El Calafate

En febrero de 2008 el abogado radical Álvaro de Lamadrid denunció la “venta indiscriminada” a precio vil de terrenos en El Calafate a funcionarios nacionales y provinciales entre 2003 y 2007.

Concretamente de Lamadrid señaló que Néstor y Cristina Kirchner así como también una buena cantidad de empresarios y funcionarios adquirieron tierras en forma directa - sin licitación alguna, sin ser publicado en el boletín oficial- en El Calafate por el valor fiscal de 7,50 pesos el metro cuadrado.

Además del matrimonio Kirchner, algunos de los compradores fueron Lázaro Báez, Cristóbal López, Rudy Ulloa, Osvaldo Sanfelice, Alicia Kirchner, Natalia y Romina Mercado y Daniel Varizat.

“La totalidad de la tierra vendida a precio vil a la totalidad de los funcionarios del Frente para la Victoria que fueron beneficiados tienen un valor de mercado de 300 millones de dólares”, le contó de Lamadrid a A24.com.

El abogado pidió que se investigara al ex intendente Néstor Méndez por beneficiar con estas maniobras al entorno del matrimonio Kirchner con una ordenanza municipal e incluso por autovenderse terrenos. También alertó sobre la venta directa de más de 30 mil metros cuadrados a sociedades anónimas a fines de 2007.

La denuncia fue presentada en el juzgado de El Calafate a cargo del juez Carlos Narvarte. La fiscal era Natalia Mercado, hija de Alicia y sobrina de Néstor y Cristina Kirchner.  De Lamadrid pidió la recusación de Mercado porque ella y su madre figuraban entre los que habían comprado terrenos a precio vil. Pero, a pesar de todos los intentos del abogado, la justicia sostuvo a Mercado en la investigación.

“La fiscal Mercado no pudo ser removida de la causa y siguió de forma escandalosa en el cargo garantizando ser el tapón que no hizo paso a la justicia. Es escandaloso porque además de que ella misma figura entre los compradores, el resto de los investigados son familiares y amigos”, expresó de Lamadrid a A24.com.

La causa estuvo paralizada hasta que ese mismo año (2008) fue desestimada por el juez y la fiscal, que consideraron que no había delito.

Con Mauricio Macri ya como presidente, en junio de 2016 el camarista Javier Leal de Ibarra dispuso -como juez subrogante de Río Gallegos- la reapertura de la causa. Sin embargo, hasta el día de la fecha la justicia santacruceña no ha presentado avances en la investigación.

Pasaron diez años de la denuncia de Álvaro de Lamadrid por la venta escandalosa de los terrenos y la causa sigue en manos del juez Carlos Narvarte y la fiscal Natalia Mercado, hija de Alicia y sobrina de Néstor y Cristina Kirchner.  

Más allá, del resultado judicial del caso, el viejo expediente revela cómo los kirchner aplicaron a nivel federal del modelo “Santa Cruz”.  Primero usaron información privilegiada para hacerse de los activos -los terrenos-, luego se las ingeniaron para poner en valor esa zona. Cuando el plan se hizo evidente y llegó a la justicia, tenían el “seguro” judicial porque, previsores al fin, habían colonizado la justicia para evitar malos tragos. Muchos años después, los cuadernos de Centeno iban a mostrar la misma matriz. No había nada en aquellos años que se asemejara a la experiencia provincial.