Efecto cuadernos K: resistencias en Comodoro Py a la cosa juzgada írrita
Layer 1
CuadernosK

Efecto cuadernos K: resistencias en Comodoro Py a la cosa juzgada írrita

Norberto Oyarbide contó en los medios, y también lo declaró, que recibió presiones para sobreseer al matrimonio Kirchner por su presunto enriquecimiento ilícito y le abrió la puerta a que muchos denunciantes de la corrupción se envalentonaran y pidieran reabrir esa causa. Pero parece que en Comodoro Py no todos están de acuerdo con esto.

La cosa juzgada írrita es un mecanismo excepcional cuando no hubo una investigación seria. El martes, la abogada Silvina Martínez, apoderada de Margarita Stolbizer, fue a llevar su presentación para pedir la reapertura del expediente de Oyarbide en el marco de las causas “Hotesur” y “Los Sauces”.

Martínez le contó a A24.com que estuvo más de una hora y media intentando que alguien le recibiera el escrito. La rebotaban de un lado al otro, hasta que finalmente quien la tomó fue el fiscal Gerardo Pollicita.

La abogada piensa ir a Comodoro Py y presentar el mismo pedido ante el juzgado de Marcelo Martínez de Giorgi.

El episodio tiene dos planos de lectura. Por un lado, la resistencia de la cultura judicial a volver sobre sus pasos, pero también exhibe el temor a revisar el pasado.

Jueces y fiscales saben que, si aquel expediente se reabre, es altamente probable que se desate una dinámica incontrolable. Son muchas las causas cerradas bajo el mismo paraguas que el enriquecimiento del matrimonio “K”.

Los magistrados también recuerdan que el mecanismo de la cosa juzgada írrita permitió el “descongelamiento” de muchas causas vinculadas al terrorismo de Estado que fueron iluminadas con la Constitución, recién tras la declaración de nulidad de las leyes de Obediencia y Punto Final, en el primer quinquenio de este siglo.