El misterio de los “pasajeros fantasma” en el hotel que le adjudican a Cristina Kirchner
ComodoroPy

El misterio de los “pasajeros fantasma” en el hotel que le adjudican a Cristina Kirchner

No pasó en Transilvania sino en el centro de la Capital. Y el misterio está puesto en dos habitaciones: la 901 y la 902, que ni siquiera hay certezas de que existan. Los pasajeros nunca se alojaron allí, pero sus nombres figuran en los registros del hotel.

En tribunales nadie terminará de convencerse, aunque quisieran, de que pueda ser un caso para la serie X-Files. Por ahora se enfocan en tratarlo como un simple caso de lavado de dinero que apunta nada más y nada menos a la ex presidenta Cristina Kirchner.

Es la causa del Hotel Waldorf, que investiga si ese hotel del microcentro porteño habría sido comprado por el empresario Osvaldo "Bochi" Sanfelice en calidad, supuestamente, de testaferro de los Kirchner. El presunto objetivo: llevar adelante maniobras de lavado de activos.

La ex presidenta trató de "fake news" esas denuncias, pero hay una investigación abierta en el juzgado de Daniel Rafecas.

De acuerdo a la denuncia que hicieron la diputada Margarita Stolbizer y su abogada Silvina Martínez, "Estela Rezuk y José Zambón utilizaron la habitación 902 del hotel Waldorf desde el 1/1/2006 hasta el 5/9/2013": ininterrumpidamente por siete años.

Incluso, según los registros del hotel, el matrimonio neuquino de Rezuk y Zambón compartió habitación con un japonés llamado Tomoaki Kishimura, quien ingresó al hotel el 30 de diciembre de 2008 y se retiró el 2 de enero de 2009.

En tanto, Marcelo Javier Florenza, oriundo de Paraná, figura como pasajero de la habitación 901 del hotel entre el 1 de enero de 2006 y el 6 de septiembre de 2013. Pero el hombre le dijo al programa televisivo La Cornisa que solo estuvo allí unos días por breves períodos.

Pero la novedad es que ahora siguieron apareciendo pasajeros “fantasma”. Se trata de supuestos pasajeros que residen en diferentes puntos del país, quienes declararon que nunca se alojaron en el Waldorf a pesar de que los registros indican lo contrario.

Ellos son María José González, Alberto Osvaldo Toledo, HéctorFederico Branca, César Dimas Cáceres Gil, Fabián Roberto Pastoriza, David Alberto Tressens Ripoll y Juan Pablo Flores.

En este sentido, las denunciantes Margarita Stolbizer y Silvina Martínez se preguntaron:

  • María José González. No recuerda haberse alojado en el Hotel Waldorf. Indicó que viaja seguido por trabajo a Buenos Aires y que es la empresa para la cual presta servicios la que contrata el hotel.  No reconoce haberse hospedado en el Waldorf, pero según los registros del hotel estuvo alojada desde el 30/08/2010 al 1/09/2010 en la habitación N° 902. Es la misma habitación que se hospedaron durante 7 años Estela Rezuk y José Zambon desde el 1/1/2006 hasta el 5/9/2013.
  • Alberto Osvaldo Toledo. Declaró que nunca se alojó en el Waldorf. Sin embargo, para los registros del Waldorf estuvo alojado en la habitación 901 del 17/06/2009 al 19/06/2009. Así compartió la habitación con el otro pasajero que se alojó durante 7 años en el Hotel: Marcelo Javier Florenza.
  • Héctor Federico Branca. Declaró que no recuerda haberse alojado en el Waldorf agregando que viaja aproximadamente dos veces al año a Buenos Aires y que no estuvo alojado en ese hotel. Sin embargo, en los registros del Waldorf figura que estuvo alojado en la habitación 902 (la misma que los pasajeros que pasaron 7 años).
  • Juan Pablo Flores. Declaró que no se alojó en el Waldorf sino en el hotel que queda enfrente: “Hotel Principado” . Y también en el "Hotel Orly". Pero que nunca estuvo en el Waldorf. Sin embargo, en los registros del Waldorf dice se alojó en la habitación 901 durante los días 9 al 10 de marzo de 2011. Así compartió la habitación con el otro pasajero que se alojó durante 7 años en el Hotel, Marcelo Javier Florenza.

“Como puede advertirse tanto en el caso de los pasajeros que se alojaron más de 7 años como en estos casos advertidos de pasajeros que nunca se alojaron en el Waldorf todos figuran hospedándose en las habitaciones 901 y 902, desconociéndose si realmente existen dichas habitaciones. En el caso de los huéspedes eternos, la defensa de Osvaldo Sanfelice planteó que se trataba de un error del servidor que había tomado el día y la hora de origen de la CPU. ¿Será acaso este mismo servidor inteligente que también registró en el hotel a pasajeros que en realidad se alojaban en otros hoteles de la Ciudad de Buenos Aires?”

La respuesta la tiene que dar el juez Daniel Rafecas.