El otro fondo: los cruces entre el Gobierno y la Corte por dinero y más autonomía
JusticiaEnLaMira

El otro fondo: los cruces entre el Gobierno y la Corte por dinero y más autonomía

En medio de un “tire y afloje” constante entre el Gobierno de Mauricio Macri y el Poder Judicial, la Corte Suprema reforzó su fondo anticíclico para poder garantizar las actividades del tribunal.

El fondo, cuenta la colega Patricia Blanco en A24.com, sería de 16 mil millones de pesos y ocurre en un contexto en el cual el Gobierno reclama “ajuste” en todo el Estado, incluyendo en la Justicia. Trascendió que los Supremos temen que alguna decisión del Ejecutivo los afecte. Sobre todo, tras el acuerdo con el FMI.

El fondo anticíclico fue creado por la Corte en 2008 con el objetivo de ser una herramienta financieraque permite atenuar los impactos violentos que suelen generar los ciclos económicos.

En la teoría, la idea de su existencia es razonable pues sirve a la independencia del Poder Judicial.  Lo que se preguntan desde el espacio de Cambiemos liderado por Elisa Carrió es cuán trasparente es la Corte Suprema para manejar sus recursos.

Concretamente la Coalición Cívica puso bajo la lupa el hecho de que la Corte haya acumulado tanto dinero, con escasos controles. Denuncian que el mismo no ha sido invertido en el servicio de justicia.

Dentro del mundo judicial, hay quienes hicieron sentir su malestar a A24.com de que una de las formas en las que se nutre ese fondo sea a través de un bono de 26 mil pesos que los litigantes deben pagar para acceder a un recurso extraordinario.

En una nota publicada en Clarín en abril de 2017 por el colega Daniel Santoro, Ricardo Lorenzetti respondió punto por punto acusaciones de Elisa Carrió en el juicio político. Concretamente sobre el fondo anticíclicoexplicó que “es fruto de una administración austera por parte de la Corte y una administración que fija en la planificación y responsabilidad fiscal de su gestión”.  También agregó que estos fondos se invierten en plazo fijos en el Banco Nación Argentina y Banco Ciudad a través de la compulsa de tasas.

Hace menos de un mes, el reclamo presupuestario de la Corte desató la polémica con la carta a la Jefatura de Gabinete reclamando la asignación de las partidas presupuestarias. Según allegados a Lorenzetti, lo hicieron después de cuatro notas previas que no fueron respondidas. Para ellos, el Gobierno les puso una “correa corta”aprovechándose de que el Poder Judicial no tiene autonomía presupuestaria.

Fuentes gubernamentales consultadas por este espacio aseguraron que la relación con Ricardo Lorenzetti y los ministros de la Corte sigue siendo buena. En cambio, evitaron responder puntualmente sobre el tema del fondo anticíclico.

La semana pasada analizamos en A24.com que, más allá de las rispideces cada vez más evidentes, hay un acuerdo de subsistencia del Gobierno con la Justicia que debe ser comprendido en un contexto de gran necesidad del Gobierno de que la Corte “banque” el ajuste.

El triángulo “Gobierno-Corte-Fondo Anticíclico” es apenas un nuevo capítulo que retrata la poca información y rendición de cuentas que hay en el Estado sobre el uso de los fondos públicos.

También deja en evidencia, una vez más, cuán alejada están los temas de discusión entre los Poderes del Estado de la Sociedad civil en tiempos de crisis y crecimiento exponencial de la pobreza.