El subibaja de Cómodoro Py: un juez que parece que zafa y otro en la mira
JusticiaEnLaMira

El subibaja de Cómodoro Py: un juez que parece que zafa y otro en la mira

Al igual que Comodoro Py, el Consejo de la Magistratura administra los tiempos de sus investigaciones sobre el desempeño de los jueces de forma no inocente de acuerdo a intereses de los poderosos de turno. Juan Carlos Geminiani y Ariel Lijo son los “mimados” del momento.  A Rodolfo Canicoba Corral, que siempre zafó, parece le llegó su hora.

En una jugada estratégica, pero predecible, a horas del comienzo de la feria judicial, los camaristas Leopoldo Bruglia y Mariano Llorens sobreseyeron, sin ni siquiera indagar, al juez de Casación Juan Carlos Geminiani (acusado de ordenar detener y mantener incomunicada a la secretaria María Amelia Expucci).

Mientras tanto, duerme en el Consejo de la Magistratura desde el 4 de agosto de 2016, hoy en manos del consejero Ángel Rozas, la denuncia que hizo Julio Piumato, a la cual se acumularon luego dos más, contra Geminiani también por la detención de la secretaria.

Otro juez que está con suerte en el Consejo de la Magistratura es Ariel Lijo, investigado por su evolución patrimonial incompatible con lo declarado. El colega Iván Ruiz relató en más de una nota el vínculo del juez con el Haras La Generación, a nombre de su hermano Alfredo “Freddy” Lijo. En una de sus notas, publicada en diciembre de 2017, Ruiz cuenta cómo el magistrado se maneja “como en su casa” en el Haras.  

Sin embargo, quienes llevan adelante la investigación en su contra en el Consejo de la Magistratura no han encontrado hasta ahora un solo informe que lo comprometa. De los registros de los hipódromos recolectados no surgen irregularidades. Solo falta que llegue el informe del Hipódromo de Palermo para completar las medidas más importantes pedidas por el consejero Tonelli.  

Pareciera que si no sugieren otras medidas Ariel Lijo podría zafar. Podrían solicitar, por ejemplo, el testimonio de Carla Lago, la ex mujer de “Freddy” Lijo, como en su momento lo hicieron en el proceso contra Eduardo Freiler. Lo cierto es que hasta ahora ello no sucedió.

No deja de ser sugestivo que justo Lijo es el juez que investiga a la familia presidencial en la causa del Correocausa que tiene en pausa hace un año a pesar de las medidas de prueba pedidas por el fiscal Zoni antes de ser trasladado.

Cuando la autora de esta nota le preguntó el 21 de marzo de este año por este tema a Mauricio Macri en una entrevista con El Diario de Mariana (Canal 13), el Presidente respondió “son especulaciones, en lo que podemos coincidir todos es en la terrible demora en las denuncias de corrupción que ha tenido Comodor Py”.

El expediente que sí avanza en el Consejo de la Magistratura es el del juez Rodolfo Canicoba Corral por enriquecimiento, ahora en manos de Adriana Donato.

Esta semana, la consejera Donato pidió seis medidas de prueba. Entre ellas, las declaraciones juradas del magistrado y de su mujer Ana María Tejada, informes al Registro de Propiedad del Automotor, al Registro de la Propiedad Inmueble de Capital Federal y de la Provincia de Buenos Aires, al Registro Nacional de Buques y al Registro Nacional de Aeronaves para averiguar si tiene a su nombre barcos y aviones.

En la próxima reunión, que será después de la feria, los consejeros decidirán si hacen lugar al pedido de Donato.

Los resultados de estos informes podrían arrojar luz sobre las otras acusaciones que pesan sobre el juez Canicoba Corral en el Consejo de la Magistratura, como por ejemplo la de cohecho.