icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
JUDICIALES

Un espía y 27 llamados cercanos a Lagomarsino el día de la muerte de Nisman despabilan la investigación

Un espía y 27 llamados cercanos a Lagomarsino el día de la muerte de Nisman despabilan la investigación
Diego Lagomarsino, procesado como partícipe necesario del supuesto homicidio, negó a A24.com tener algo que ver con los servicios de inteligencia.

El dato sobre 27 llamados de un supuesto agente de la ex SIDE desde cercanías al informático Diego Lagomarsino, dirigido a jerarcas de inteligencia el día en que Alberto Nisman estaba muerto pero nadie lo sabía, parece destinado a imprimir un nuevo impulso a la investigación.

El periodista Mauro Viale lo contó en la víspera en A24 y los diarios Clarín y La Nación lo publicaron hoy. La información estaba desde hacía algunas semanas en manos del fiscal Eduardo Taiano y del juez Julián Ercolini.

Pero era considerada como “una punta” de donde comenzar a tirar.

La filtración parece haber desbaratado esa lógica de investigación. Pero no hay problemas para la pesquisa porque los datos están y ya no pueden modificarse. Sólo hay que profundizarlos.

Según el artículo publicado por Clarín, a las 10.10 del domingo 18 de enero de 2015, “un funcionario de la Dirección General de Reunión Interior de la SIDE se comunica mediante un radio de Nextel con uno de sus agentes activos. El que inicia la llamada está en la Capital. Lo toma una antena ubicada en la avenida Beiró, entre los barrios de Agronomía y Villa del Parque".

"El que la recibe está en Martínez, al norte del conurbano bonaerense. Lo toma una antena de la calle Hipólito Yrigoyen 3197, muy cerca de la Panamericana”, señala el artículo de Clarín.

Y agrega: “Ese espía que está trabajando este domingo a la mañana nunca estuvo antes allí, en ese punto de Martínez. Jamás una comunicación suya ha sido activada en esa dirección ni lo será en los próximos 5 años. Pero ahora, este domingo en que Nisman aparecerá muerto, está ahí, justo ahí, registrado por una antena de telefonía que queda a sólo una cuadra del departamento donde vive Diego Lagomarsino”.

La irrupción en escena de un dato conmocionante sobre una investigación en fechas próximas a un aniversario importante sigue una lógica que en vida practicaba el propio Nisman en relación con el atentado contra la AMIA.

Cuando se acercaba cada 18 de julio, la investigación producía un avance: la identificación de los supuestos responsables, una declaración supuestamente reveladora, un pedido de detención, las alertas rojas de Interpol.

“¡No tengo un carajo que ver con los servicios de inteligencia! ¿Cómo se los tengo que decir? Qué sé yo si hubo un espía captado por una antena que habló con no sé quién”, dijo Lagomarsino, ante la consulta de A24.com.

El técnico informático estuvo esta mañana en el juzgado de Ercolini, al que debe presentarse periódicamente para firmar un acta que certifica que está “a derecho”.

Lagomarsino está procesado como partícipe necesario del supuesto homicidio de Nisman y su libertad está monitoreada con una tobillera electrónica y con su comparencia semanal ante el juzgado.

Según el dato presuntamente revelado por un entrecruzamiento de más de 45 mil llamadas telefónicas, el espía (no identificado) sostuvo 27 comunicaciones con otros agentes de inteligencia “desde el barrio de Lagomarsino”.

La antena que capta esas comunicaciones está emplazada a unos 100 metros de la casa de Lagomarsino, pero según pudo establecer A24.com ello no implica que esa fuera la ubicación de quien accionó o recibió el llamado.

La distancia es variable y depende de la densidad demográfica, el tráfico de comunicaciones y el alcance de las antenas. “Podía estar a una cuadra o a 30 a la redonda”, explicaron.

“Las 27 comunicaciones del agente de la SIDE que ahora aparece pegado a Lagomarsino desde su barrio fueron hacia un superior suyo de la Dirección de Reunión Interior, quien a su vez tuvo comunicaciones con el jefe del área, Fernando Pocino”, añade el artículo de Clarín.

Pocino es presentado como “el ala más leal de la SIDE a Cristina Kirchner, aliado con el jefe del Ejército que manejaba la inteligencia paralela, César Milani. (…) Pocino había cultivado una relación personal con Cristina Kirchner porque trabajó con ella en la Comisión Bicameral del Congreso que seguía el tema AMIA”.

El dato es tan cierto como que Pocino conoce (y tiene estrecha relación) con mucha gente en la Justicia Federal.

Es, por ejemplo, amigo personal del fiscal Carlos Stornelli, quien cuando Nisman presentó la denuncia por encubrimiento de los iraníes acusados por volar la AMIA lo llamó para ofrecerle su colaboración y preguntarle si se había “vuelto loco”. Así lo declaró el propio Stornelli en el expediente.

Ni el juez Ercolini, ni el fiscal Taiano, estuvieron hasta ahora trabajando durante la feria, aunque siempre hubo personal tanto en el juzgado cuanto en la fiscalía.

El dato no es menor, sobre todo porque en algún momento circuló como hipótesis que a partir del dato de las comunicaciones podrían producirse, incluso, detenciones.

Ninguna fuente confirmó esa versión.

SUBIR

NWS

Ovación

Show