icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
JUDICIALES

El fiscal Di Lello dijo que son "nulas" las indagatorias a "La Cámpora" y puso en jaque a la Causa Cuadernos

El fiscal Di Lello dijo que son
Jorge Di Lello, fiscal federal

El fiscal federal con competencia electoral Jorge Di Lello dictaminó que las indagatorias de referentes de “La Cámpora”, entre ellos Máximo Kirchner, en la “Causa Cuadernos”, son nulas porque no fueron registradas mediante grabación o filmación. Además, cuestionó la forma en que se desarrolló la investigación y advirtió sobre las dudas que genera "sorpresiva" aparición de los originales de los cuadernos.

Di Lello le propuso a la jueza electoral María Servini que sobresea a Máximo Kirchner, así como a José María Ottavis Arias, Eduardo de Pedro, Andrés Larroque, Julián Álvarez, Máximo Carlos Kirchner, Sergio Szpolski, Ricardo Leonardo Ivoskus y Enrique García, todos investigados inicialmente por el juez Claudio Bonadio.

Justamente, Di lello cuestionó la forma en que Bonadio se quedó con ese expediente y puso virtualmente en jaque a toda la investigación.

El fiscal con competencia electoral dictaminó en un desprendimiento de la Causa Cuadernos, en el que Bonadio se declaró incompetente para establecer si “parte del dinero ilegal de la asociación ilícita investigada también se destinó para solventar actividades de naturaleza electoral, o vinculadas a la gestión política del gobierno y de sus organizaciones satélites como ‘La Cámpora’”.

Advirtió que en las declaraciones de los arrepentidos “sin duda, el registro por el medio técnico guarda vital importancia para evaluar las manifestaciones en el tiempo y contexto en el cual se refieren”, pero ello no ocurrió en ningún caso en Cuadernos.

Además, recordó que en el origen del expediente el propio juez Bonadio reconoció que se trataban de hechos diferentes a otros que él estaba investigando en la causa por presuntas irregularidades en la importación de gas natural licuado (GNL), pero “participarían de los mismos por lo menos tres de las personas imputadas en dicha causa por lo que guardaría algunos puntos de conexión”.

De esa manera, conservó una investigación que no le correspondía, lo que implica en los hechos una práctica ilegal denominada “fórum shopping”, que también podría derivar en nulidades del expediente.

Sobre la ausencia de grabaciones de los arrepentidos, Di Lello consideró que “más allá de que en la etapa oral se escuche nuevamente al arrepentido, nada podría haber sido más fidedigno a su situación de modo, tiempo y lugar que la reproducción de los medios técnicos que no se usaron”.

En ese sentido, sostuvo que la ley hace alusión a grabaciones de audio y/o video, y no a simples actas judiciales de las confesiones: “es evidente que los medios técnicos que el legislador ha decidido incorporar son para disponer de constancias fidedignas que en el tiempo puedan ser utilizadas en el juicio, y no para redimensionar las del Código Procesal Penal. La formalidad escrita es la regla y no la excepción, y es tan necesario cumplirla como los demás requisitos que establece la ley en los procedimientos, cuya omisión es motivo de nulidad insalvable”.

“En la ley se habló de registro y de medio técnico idóneo de evaluación posterior, por lo cual, volviendo sobre los requisitos formales, lo que el legislador estableció fue, primero tener un registro por un medio independiente del sumario, y segundo, al hablar del medio técnico entendió necesario, que un soporte de las características referidas contuviera la declaración filmada o grabada”.

Pero además, el fiscal analizó las formas en que se desarrolló la Causa Cuadernos, en el marco de la derivación en la que le toca intervenir: “El proceso debe ser respetuoso con los derechos fundamentales del imputado, que constituyen un límite que no puede ser franqueado nunca, ni siquiera en aras de una mayor eficacia en la búsqueda de la verdad y en la investigación y persecución del delito”.

“Las fotocopias de los cuadernos motivaron allanamientos y detenciones a partir de la información que aparecía en ellos. Aquellos habrían sido confeccionados con sumo detalle y sin errores de ortografía por el Sr. Oscar Centeno, un ex militar que venía trabajando como chofer para un funcionario del Ministerio de Planificación, quien le había entregado el material a Jorge Bacigalupo, un sargento retirado de la Policía Federal Argentina”, repasó el fiscal.

Entonces arremetió: “las indagatorias, procesamientos y posterior elevación a juicio basan la imputación en las fotocopias de ocho cuadernos que, por el momento, no se sabe cuándo fueron confeccionados por su supuesto autor”.

“La sorpresiva y reciente aparición de los que, aparentemente, serían los originales de 6 cuadernos, no generan tampoco la certidumbre necesaria para su valoración en estos actuados, toda vez que su presunto autor, como se ha referido, manifestó haberlos quemado, y todavía no se ha podido establecer su autenticidad y valor probatorio conforme las pautas del proceso penal respecto a las pruebas documentales”, añadió.

En cuanto a los dirigentes de La Cámpora investigados, Di Lello opinó que “la imputación carece de las precisiones necesarias en cuanto a las circunstancias de modo, tiempo y lugar en que habrían ocurrido los episodios investigados, extremos imprescindibles para que los imputados puedan defenderse adecuadamente”.

Ello implica tácitamente que se violó la garantía de defensa en juicio. “Una investigación no puede llevarse a cabo bajo cualquier circunstancia”.

SUBIR

NWS

Ovación

Show