Investigan a la gestión de Scioli por malversación de fondos destinados para la educación
Layer 1
CorrupciónK

Investigan a la gestión de Scioli por malversación de fondos destinados para la educación

“El pacto federal educativo” es un mecanismo por el que el tesoro nacional transfiere fondos a las provincias. Durante la gestión de Daniel Scioli como gobernador bonaerense, el 3 de enero del 2012 y el 19 de julio de 2012 La Unidad Coordinadora Provincial y el la Unidad Provincial del Sector Educativo recibieron, respectivamente, 15.000.000 y 58.981.980 pesos. De acuerdo a la ley, el destino de esos fondos era la construcción de obras y equipamiento escolar.

Sin embargo los responsables no resistieron la tentación del juego financiero. Concretamente, Marga Rita Bartola, Walter Daniel Delatorre, Alejandra Prieto, Mariano Javier Puccio y Silvina Gvirtz, que eran los funcionarios que tenían a su cargo aplicar los fondos debidamente, compraron letras emitidas por el gobierno de la tesorería bonaerense.

Nadie sabe qué pasó con los intereses de los 15 millones porque ese dinero recién regresó a la Unidad Coordinadora Provincial 93 días después. En el caso de los casi 59 millones la Unidad Provincial del Sector Educativo fue más prolija, porque devolvió el dinero 43 días después con los intereses lo que elevó el monto final a 60 millones.

Los funcionarios no solo cometieron el delito de malversación de caudales públicos, reprimido por el Código Penal, sino también las específicas cláusulas del programa provincial de “infraestructura y equipamiento”.

La denuncia la hizo la Auditoría General de la Nación el 16 de junio de 2017. La causa n° 8203/17, cayó en manos del juez Rodolfo Canicoba Corral. El 26 de junio del mismo año el fiscal pidió la apertura de la causa y el 3 de noviembre también de 2017 solicitó la declaración indagatoria de los imputados. La causa está hoy inmersa en el laberinto de la burocracia judicial, pese a la claridad de la cuestión.

Más allá del resultado de la investigación, hay algunas cosas que merecen una discusión. Es verdad que el presupuesto educativo es escaso, es verdad que la educación hace mucho que no es una prioridad estatal, pero también es evidente que quienes deben administrar los recursos escasos no están a la altura de las circunstancias.

Los funcionarios tuvieron en su poder más de 70 millones de pesos en el año 2012 para obras de infraestructura. Eligieron malversar el dinero y jugar en la ruleta financiera.

Encima en uno de los casos es un misterio qué pasó con los intereses ¿o no lo es? . Esa pregunta la debe responder la justicia. También si el dinero se usó para financiar gastos de la gestión de Daniel Scioli. En cambio, el diseño y control burocrático es un problema colectivo.