La encrucijada del tribunal que juzga a José López, el hombre de los bolsos
Layer 1
ComodoroPy

La encrucijada del tribunal que juzga a José López, el hombre de los bolsos

Desde que el ex secretario de Obras Públicas del kirchnerismo apareció hace dos años en un convento con casi nueve millones de dólares, todos quieren saber de dónde venía esa plata.

El propio José López habló de eso sólo una vez: dijo que el dinero venía de la política pero nunca dio más detalles. 

López fue procesado por enriquecimiento ilícito porque no podía justificar  sus ingresos y terminó en el banquillo junto a su esposa, cuatro presuntos testaferros de dos propiedades que se le atribuyen como propias y la monja que lo recibió en convento de General Rodríguez aquella madrugada de junio de 2016.

Ahora, el dilema que enfrenta el tribunal que comenzó el juicio oral contra López es otro: si el dinero fue fruto de un enriquecimiento ilícito, ¿pueden acusarlo también de lavado de dinero?

La pregunta es importante en Comodoro Py 2002: tanto el juez Daniel Rafecas como la Sala II de la Cámara Federal rechazaron el pedido de la Unidad de Información Financiera para impulsar esa imputación y el rol de querellante de ese organismo del Gobierno.

"Si es un enriquecimiento ilícito, la plata nunca entró al sistema y por lo tanto nunca se blanqueó", dijeron fuentes judiciales a A24.com.

Sin embargo, en una sorpresiva decisión, la Cámara Federal de Casación Penal resolvió apenas 72 horas del inicio del juicio oral que la UIF fuera querellante en el debate.

Según razonaron, aunque la investigación del caso ya se cerró bajo la figura de enriquecimiento ilícito, no podía descartarse el lavado de dinero, es decir que se haya "buscado dar apariencia legal a algunos de los bienes que provienen de un ilícito".

Los defensores pusieron los tapones de punta y se opusieron. La segunda audiencia del juicio, que se desarrolló el viernes pasado, estuvo dedicada a debatir esa encrucijada.

Los jueces Adrián Grünberg, José Antonio Michilini y Ricardo Basílico pasaron a deliberar y en la próxima audiencia, prevista para el 6 de julio, darán su respuesta.

Se aguarda que después de esa decisión, inviten a López a pasar al estrado para tomarle declaración: ¿responderá allí el interrogante que dejó abierto sobre el origen del dinero? La incógnita sigue flotando en el aire de tribunales.