La historia del único caso que trató el tribunal disuelto que iba a juzgar a Cristina Kirchner
Layer 1
ComodoroPy

La historia del único caso que trató el tribunal disuelto que iba a juzgar a Cristina Kirchner

Una mala decisión. Alberto Miguel Chuliver tiene 39 años y es cocinero. El 19 de septiembre pasado, iba por la calle con un bolso colgado al hombro. Pero estaba nervioso. La Policía se dio cuenta y comenzó a caminar más rápido. Lo persiguieron y lo atraparon. Adentro del bolso había casi 4,6 kilos de marihuana, compactados en cinco ladrillos. Chuliver terminó ese día durmiendo en una celda de la cárcel de Marcos Paz.

Parece una historia más de las que trata la Justicia, pero no lo es. Se trata de un caso sin precedentes porque el expediente de Alberto Miguel Chuliver quedó en manos del Tribunal Oral Federal 9 (TOF 9), el mismo que iba a juzgar a Cristina Kirchner por el Memorándum con Irán y a Lázaro Báez por la ruta del dinero K. Ese tribunal fue disuelto. 

El juicio. El tribunal en cuestión llegó a condenar a Chuliver por tenencia de estupefacientes con fines de comercialización. Eso fue durante el breve tiempo en que funcionó. Se trató de un juicio unipersonal, que llevó adelante el juez Alejandro Noceti Achával.

Chuliver fue condenado el 28 de febrero a pasar cuatro años preso. Según ese acuerdo, recuperaría la libertad el 18 de septiembre de 2021.

Pero luego, la Corte Suprema anuló su existencia al ratificar que jueces ordinarios no pueden ser convertidos en federales sin acuerdo del Senado.

Cómo sigue la historia. Según confesaron a A24.com fuentes judiciales, es una situación insólita: nunca antes había ocurrido algo así y nadie sabe muy bien cómo proceder. Por lo pronto -con la sentencia anulada- el caso volvió al juzgado de Rodolfo Canicoba Corral pero fue apenas un “pasamanos”. Se hizo un nuevo sorteo y fue derivado al Tribunal Federal 3.

¿Nueva condena? Ahora, los jueces analizan los pasos a seguir en base al criterio fijado por la Corte Suprema. Se cree que se limitaría a respaldar la condena ya dictada por el tribunal anulado–por tratarse de un juicio abreviado ya acordado entre la fiscalía y la defensa-, sin necesidad de más trámite.

No obstante, en los pasillos judiciales repiten la historia del único preso que terminará siendo condenado dos veces, por su propia voluntad.