Movidas de Bonadio en el pasado que podrían marcar el rumbo de los cuadernos K
Layer 1
CuadernosK

Movidas de Bonadio en el pasado que podrían marcar el rumbo de los cuadernos K

Muchas especulaciones se tejen en derredor de la decisión que tiene que tomar el juez federal Claudio Bonadio en los próximos días sobre los cuadernos de las coimas. Hay debates sobre el lapso de tiempo que escogió el juez, acerca del modo en que va a tratar el rol de los arrepentidos y sobre todo qué va a hacer con los delitos que la justicia está descubriendo. La discusión es interminable.

Pero los archivos judiciales en general muestran la forma en que los jueces reaccionan ante los hechos complejos. Bonadio no es la excepción. Entre los años 2013 y 2018 el magistrado investigó a una mega banda que cometía estafas por muchas partes del país. Por razones obvias no se pueden revelar demasiados detalles del caso, aunque en tribunales se conoce el expediente como “Lusso”. Actualmente está radicado en el Tribunal Oral en lo Criminal Federal N° 2.

Bonadio descubrió a una organización que usaba documentos de identidad ajenos. Con esos documentos conseguían sacar tarjetas de crédito y abrían cuentas bancarias. Armaban empresas fantasmas y simulaban operaciones comerciales. Se hacían del dinero y desaparecían. Muchas personas aparecían con deudas que no habían contraído. La banda tenía un rústico sistema para robar datos de personas de carne y hueso, quienes se enteraban tenían sobre sus cabezas gastos que nunca habían realizado.

El juez se enfrentaba a una gran estafa y uso de documentos falsos, cometida por muchas personas y en diversos lugares ¿Qué hizo? Trabajó en dos niveles. Inicialmente procesó a los imputados por el delito de asociación ilícita y envió esa parte del expediente rápidamente a juicio oral. Luego, en otro nivel de trabajo se concentró en reconstruir todas y cada una de las estafas. Así,  paulatinamente elevó a juicio oral esos hechos después.

En otras palabras, dividió el expediente y los separó por hechos. El más sencillo de probar, la asociación ilícita fue a juicio oral porque demostró que tres o más personas se habían reunido en el tiempo para cometer delitos de manera indeterminada. A algunos los consideró organizadores, a otros partícipes. Las estafas fueron a juicio después.

Si nos guiamos por esa jurisprudencia quizá podemos entrever qué es lo que se avecina para los próximos días. No se trata de una certeza, sino de pensar y establecer qué puede pasar en el futuro mediante el examen del pasado del juez, frente a hechos complejos.