icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
JUDICIALES

Juan Duarte, un enigma que vuelve a incomodar al peronismo: cómo fue la investigación que reconstruye la historia de su muerte

Juan Duarte, un enigma que vuelve a incomodar al peronismo: cómo fue la investigación que reconstruye la historia de su muerte
"Maten a Duarte", una investigación de la periodista Catalina De Elía.

El 9 de abril de 1953, Juan Duarte fue encontrado muerto en su dormitorio. El hermano de Eva había sido el secretario privado de Juan Domingo Perón y una de las personas más importantes durante los primeros años del gobierno peronista.

Su muerte fue catalogada como un suicidio pero luego una comisión investigadora, ya con Perón fuera del poder en los años de la llamada "Revolución Libertadora", volvió a investigar la muerte de Duarte.

La periodista Catalina De Elía accedió a las declaraciones de testigos y funcionarios que estaban grabadas en discos de pasta. Este libro, del sello Editorial Planeta, reconstruye esta historia y esta investigación, y se acerca a un enigma -uno de tantos- de la historia política argentina.

¿Cómo fue la investigación? ¿Qué pasa con los archivos de la justicia, que además en este caso son archivos de la historia nacional?

La investigación arrancó en 2014 y tuvo tres etapas. La primera fue para un informe televisivo, la segunda para mi tesis de maestría y la tercera fue para este libro. Es decir, hace seis años que trabajo con la vida y la muerte de Juan Duarte.

Me acerqué al tema por curiosidad y me obsesioné porque cada vez que me acercaba me impresionaban los silencios y la ausencia de información sobre el caso. Cuando quise averiguar dónde estaba el expediente sobre la muerte de Juan Duarte, hermano de Evita y secretario de Perón me topé con que no había nada archivado oficialmente: ni en el Archivo General de la Nación ni en el Archivo del Poder Judicial de la Nación.

A pesar de las dudas que aún persiste sobre si fue un suicidio o un homicidio, tampoco los libros de historia hablaban sobre la investigación judicial. Detecté que existían dos libros de la época: uno escrito por el juez que la misma mañana del 9 de abril de 1953 resolvió sin ordenar autopsia ni pericias que fue un suicidio y otro de un capitán que cuando lo derrocaron a Perón en 1955 determinó que fue un homicidio.

Los busqué y encontré en las ferias de libros del Parque Rivadavia en Caballito y en la del Mercado de San Telmo. Además de sus “verdades” antagónicas y parciales, allí encontré lo que buscaba: partes del expediente judicial con un número de trámite. También la información de que el caso de había investigado tres veces: durante el peronismo, durante el Golpe a Perón conocido como la Revolución Libertadora y durante el gobierno de Frondizi.

Con esa información volví a los archivos pero no hubo caso. Contacté a los hijos de los jueces pero me respondieron que ellos no conservaban el expediente. A través de fuentes de la investigación y con ayuda de María Bourdin y sus compañeros de la Dirección de Comunicación de la Corte Suprema encontramos en el Palacio de Justicia el juzgado físico donde estuvo el último juez.

Me presenté allí, les conté sobre mi búsqueda y al cabo de unos días encontraron gran parte del expediente en una caja de hierro del juzgado. Gracias a esta investigación la causa judicial de la muerte del hermano de Evita se archivó oficialmente y yo pude empezar a trabajar.

¿Tu objetivo era contar la historia de la investigación o en algún momento ese objetivo cambió y tuviste la idea de poder averiguar qué es lo que realmente pasó?

La pregunta inicial fue reconstruir qué fue lo que pasó con el hermano de Evita y secretario de Perón: ¿Se mató como dijo el peronismo o lo mataron como sostuvo el antiperonismo? Fue un personaje muy poderoso y sin embargo quedó “olvidado” por la justicia, la historia y el Peronismo.

Cuando me topé con tantas oscuridades y manoseos con las investigaciones estatales (que en tres momentos históricos concluyeron cosas diferentes) me pareció determinante estudiarlos en profundidad y determinar hasta qué punto “la verdad judicial y estatal” quedó tan alejada de “la verdad real”.

¿Cómo fue la cobertura de los diarios de la época? ¿Pasó lo mismo que con la justicia, las líneas editoriales de los diarios acompañaron los tiempos del poder de turno?

A pesar de la importancia del personaje, durante el peronismo la muerte de Juan Duarte casi no tuvo lugar en los diarios. Se limitaron a contar “la verdad oficial”: suicidio. Cuando lo derrocaron a Perón en 1955 con la denominada “Revolución Libertadora” los diarios reflejaron los informes y conclusiones de la Comisión Investigadora dedicada y empecinada con probar que había sido un asesinato.

Durante el gobierno de Frondizi cuando el último juez que intervino resolvió fue un suicidio salieron publicadas sus conclusiones pero tampoco tuvo demasiado lugar en los diarios.

¿El tema es un tabú para el peronismo?

Me costó más hablar con el peronismo que encontrar el expediente...

¿Cómo definirías a Juan Duarte? ¿Qué representaba él para Perón? ¿Y para Eva?

Juan Duarte era un gran hermano, hijo y tío. Era familiero y cuidaba a los suyos. Tenía especial devoción por su madre Juana Ibarguren y por Evita. Con Evita se vinieron juntos a Buenos Aires y crecieron juntos en sus carreras. La vida de Juan Duarte cambió cuando Eva conoció a Perón porque comenzó a trabajar como su secretario privado y cuando Perón ganó la Presidencia fue nombrado secretario privado del presidente.

Hasta que Evita murió Juan Duarte fue su protegido. También era muy amiguero y le gustaba la noche. Salía con actrices de la época: sus amores más conocidos fueron Fanny Navarro y Elina Colomer. En el libro reconstruyo también un caso de acoso a una niña que trabajaba como actriz y que se tuvo que ir del país para que Juan Duarte la dejara en paz.

SUBIR

NWS

Ovación

Show