Nisman: en la previa de un fallo clave, se cruzaron los abogados de la familia y Lagomarsino
ComodoroPy

Nisman: en la previa de un fallo clave, se cruzaron los abogados de la familia y Lagomarsino

Qué pasó. La familia de Alberto Nisman y la defensa de Diego Lagomarsino se cruzaron hoy en la Cámara Federal de cara a un fallo clave: el que deberá decidir si ratifica o revoca los procesamientos del técnico informático y los custodios o si –como pretende la madre del fiscal- el caso comienza a investigarse como un “magnicidio” que incluya entre los sospechosos a la ex presidenta Cristina Kirchner y a funcionarios judiciales.

Quiénes estuvieron. Hoy tuvo lugar la audiencia en el segundo piso de los tribunales de Comodoro Py 2002. Ambas partes ya habían protagonizado una audiencia ante los jueces Martín Irurzun y Eduardo Farah, pero como Farah pidió el traslado fue convocado a analizar a la causa el camarista de la Sala I Leopoldo Bruglia. La audiencia fue, precisamente, para que Bruglia escuchara los argumentos de las partes.

Que argumentó la querella. Durante más de una hora, el abogado Pablo Lanusse –que representa a Sara Garfunkel, madre del fiscal- se explayó para sostener que era necesario ampliar el “marco fáctico” del expediente y ampliar la investigación por el homicidio de Nisman con los “vasos comunicantes” que lo relacionan con la denuncia por el Memorándum con Irán por la que está procesada y enviada a juicio oral la ex presidenta.

“Diego Lagomarsino fue una célula dormida instalada en la fiscalía. La línea de tiempo de este plan no comenzó el viernes 16 de enero de 2015. Fue mucho antes. Acá hubo un plan criminal para matar. Alberto Nisman no tenía que llegar ese lunes 19 al Congreso para contar su denuncia”, fueron algunas de las expresiones de Lanusse"

Pablo Lanusse, abogado de la madre de Nisman

En su argumentación no faltaron citas a los dichos  del espía Antonio “Jaime” Stiusso y sobre las escuchas filtradas entre Cristina Kirchner y su mano derecha, Oscar Parrilli.

Según su teoría, Nisman debía ser “neutralizado”, el Gobierno “tenía conocimiento de lo que estaba haciendo” y planeaba apartarlo de la UFI-AMIA, pero no pudo hacerlo porque el fiscal denunció a la ex presidenta el 14 de enero de 2015. “¿Cómo lo neutralizaban entonces? Nisman debía morir. Habia que callarlo”.

Lanusse pidió no solo investigar a la ex presidenta sino también a la ex fiscal Viviana Fein, el ex secretario de Seguridad Sergio Berni, el ex funcionario de la AFI Juan Martín Menna, el juez Daniel Rafecas  o  el fiscal de Casación Javier De Luca, entre otros.

Defensa. Cuando le llegó su turno, el abogado Gabriel Palmeiro, defensor de Lagomarsino, tomó agua y advirtió: “no puedo dejar de resaltar lo extraño y llamativo que resulta estar en esta audiencia”.

Es que Lagomarsino no había apelado el procesamiento como partícipe necesario del homicidio de Nisman, por haber prestado el arma que terminó con la vida del fiscal. Pero terminó llegando a la apelación porque la querella lo acusaba de "magnicidio”.

En un alegato técnico, la defensa sostuvo que el recurso de apelación de la querella nunca debió haberse aceptado porque el Código Procesal Penal no lo habilita y porque las garantías constitucionales están para los imputados.

“Lanusse intenta convencernos como una verdad incuestionable de que Diego Lagomarsino fue una célula dormida, olvidando que fue Alberto Nisman quien lo llevo a Lagomarsino a trabajar a la UFI-AMIA”

A

También sostuvo que la querella planteó que los custodios no cumplían con su tarea cuando todos saben que “Nisman les prohibían el cumplimiento de protocolo. Los custodios eran usados como choferes y eran usados para traer y llevar documentación. No lo digo yo. No lo dicen los custodios acusados. Lo dicen el resto de los custodios, hasta la propia madre del fiscal y la secretaria Soledad Castro”.

“No hubo una hipótesis clara, concreta, creíble para saber qué pasó en el departamento. Dicen que Lagomarsino participó de un homicidio que no se sabe quién lo hizo”, advirtió.