Poder Judicial

Segunda ola de Covid: la Justicia se plantea si debe ir o no a una feria judicial

Los funcionarios judiciales le contaron a A24.com cuáles fueron los problemas que debieron resolver para mantener la actividad durante la pandemia.
por Rosario Bigozzi | 17 de abril de 2021 - 13:15
La Justicia en tiempos de Covid. Los funcionarios judiciales piden acceso a mejor a internet

La Justicia en tiempos de Covid. Los funcionarios judiciales piden "acceso a mejor a internet, material tecnológico como escáneres, notebooks, cámaras y equipos de sonido". 

Ante la llegada de la “segunda ola “de Covid-19, A24.com le propuso a jueces, fiscales y defensores oficiales hacer un balance del funcionamiento del servicio de justicia en tiempos de pandemia. Una situación inédita, casi sin antecedentes, donde la mayoría asegura que el nuevo ciclo los encuentra mejor preparados.

Desde que se decretó la primera cuarentena, coincidieron en que al principio no fue sencillo, pero de a poco el sistema se fue adaptando con la aplicación de protocolos, organizando el teletrabajo, acelerando la digitalización de los expedientes, con la incorporación de la firma digital, y sustituyendo las audiencias presenciales por virtuales.

Evaluaron que aún necesitan perfeccionar los sistemas tecnológicos y más escáneres, y admiten que la virtualidad sostiene las prestaciones en medio de la emergencia, pero no reemplaza el “cara a cara”.

Más allá de la satisfacción que manifiestan casi todos los magistrados por haber piloteado el desafío, algunos piden ser considerados personal estratégico para recibir vacunas, y otros pocos respaldan la idea de ir a una feria judicial.

¿Se declarará una feria judicial?

Con el aumento de los contagios surgió una nueva polémica entre los integrantes del poder judicial, a través de la propuesta del vicepresidente del Consejo de la Magistratura, el juez Alberto Lugones, para que la Corte Suprema vuelva a declarar una feria extraordinaria por motivos de salud.

Según el propio Lugones le dijo a A24.com, los contagios entre el personal de los tribunales registraron un aumento del 30 por ciento en una semana. Consideró que si no se frena “llegará un momento en que se reducirá la posibilidad de dar respuesta a la demanda de justicia, y se generará una “feria de hecho”.

La Asociación de Magistrados y Funcionarios de la Justicia Nacional, a través de su presidente, el juez Marcelo Gallo Tagle, resaltó la inconveniencia de disponer la feria y propuso reducir eventualmente la presencialidad a lo estrictamente necesario.

El presidente de la Junta de titulares de Cámaras Nacionales y Federales, Javier Leal de Ibarra, consideró que al principio de la pandemia la feria tuvo razonabilidad. Luego pudieron establecer el trabajo remoto con el apoyo del Consejo de la Magistratura y la Corte Suprema, y finalmente hoy en muchos distritos del país se trabaja con protocolos de presencialidad.

El pedido por vacunas

Otro de los debates se creó por el reparto de las vacunas entre los esenciales. Gran parte de los jueces, fiscales, defensores y abogados, opinaron que primero deben recibirla los adultos mayores y los pacientes de riesgo. No obstante, el gremio de empleados judiciales ( UEJN ) solicitó que se gestione sin más dilaciones el plan estratégico de vacunación contra el Covid-19 para la totalidad del personal de justicia.

Por su lado, la Cámara Nacional Electoral, solicitó al gobierno el reparto de dosis para el personal abocado a las tareas de organización de la elección, porque requiere presencialidad y trabajo en grupos en espacios reducidos (por ejemplo, la preparación del material para las urnas).

También la jueza federal con competencia electoral María Servini advirtió “si no vacunan a todo el equipo no se pueden hacer las PASO, porque no los voy a exponer a que se enfermen los 25 que trabajan conmigo”.

Servini es una de las juezas que se contagió coronavirus, y con 84 años permanece internada en el Sanatorio Otamendi tras detectar que tenía baja saturación de oxígeno en sangre.

Qué dicen los magistrados

A24.com invitó a un grupo de magistrados a repasar los cambios en el sistema de trabajo judicial durante este primer año de pandemia.

Entre los tribunales federales de Comodoro Py y otros distritos, destacaron que la implementación de la firma digital fue clave. Con este instrumento de validación electrónica los jueces pudieron refrendar resoluciones desde sus casas y evitar demoras en el desarrollo del proceso.

Además, durante las primeras semanas la Corte dispuso una feria extraordinaria, un tiempo que utilizaron para escanear expedientes y acelerar la digitalización. Todos remarcan que la pandemia impulsó los mecanismos para hacer a un lado al papel, una cuestión que hacía tiempo se debía la justicia,

Los edificios de tribunales siguen funcionando casi sin público. Los funcionarios y empleados sin riesgos de salud, se vienen turnando para asistir a los despachos a organizar el trabajo.

En cuanto a las audiencias, se realizan a toda hora, por medio de las plataformas online, evitando los traslados de detenidos, otro de los mecanismos que en épocas no Covid presentó siempre dificultades por falta de camiones.

Cuando A24.com preguntó qué necesitan para seguir trabajando a distancia, todos empezaron por pedir acceso a mejor a internet, material tecnológico como escáneres, notebooks, cámaras y equipos de sonido.

La nueva modalidad llegó para quedarse

En la justicia oral, los magistrados aseguran que el sistema se amolda a las nuevas circunstancias. Algunos subrogan otros tribunales y están haciendo audiencias virtuales en 4 ó 5 juicios semanales. Estiman que esta modalidad en las tareas llegó para quedarse, porque podría resultar útil para muchos procesos pendientes.

Durante los juicios se presentaron inconvenientes como cortes de luz que obligaron a un fiscal federal a trasladarse a una estación de servicio para reconectarse y seguir con la audiencia, o postergar una indagatoria por dos semanas para que finalmente decidieran mantener la cámara encendida en el ZOOM, y tomar el audio a través de una llamada telefónica porque si no iba a ser imposible escucharlo.

En los juzgados radicados en las provincias argentinas comentaron que la instrumentación del sistema informático fue más complicada. Algunos organizaron los departamentos judiciales con un pizarrón con imanes.

Los funcionarios del Ministerio Público fiscal que respondieron a la consigna de A24.com, señalaron que tanto en procesos por escrito u orales han alcanzado a cubrir “el 98 por ciento de trabajo en forma remota”. Aunque sus colaboradores aportaron desde sus casas sus computadoras e internet, para ellos nunca hubo feria.

Se rigieron por un protocolo que diseño la Procuración General de la Nación y que varios fiscales tomaron de referencia para redactar uno propio. Básicamente establecieron que las fuerzas de seguridad se ocuparan de hacer el “delivery” de las copias en papel de las causas necesarias para poder avanzar en las investigaciones en forma remota.

Resolvieron priorizar los casos de flagrancia, y buscar soluciones alternativas de los conflictos, como la suspensión del proceso de prueba o acuerdos de juicio abreviados.

Denuncias virtuales

Un dato claro lo ofrece Mariela Labozzetta, jefa de la Unidad Fiscal Especializada de Violencia contra las Mujeres (UFEM). En diálogo con A24.com señaló que fue necesario ofrecer alternativas para habilitar denuncias. Finalmente descubrieron que a través de las denuncias virtuales las personas se sintieron más cómodas para relatar sus padecimientos.

En las defensorías oficiales el panorama no es muy distinto. Durante el tiempo de pandemia priorizaron el teletrabajo, poniendo a disposición sus propios equipos “para poder cumplir sus funciones con la mayor eficiencia posible”. Las audiencias comenzaron haciéndose vía WhatsApp.

En año de elecciones, desde la justicia electoral también ofrecieron su mirada. El gran inconveniente son las tareas de organización de la elección que requieren presencialidad y trabajo en grupos en espacios reducidos. Para eso los protocolos no alcanzan y por eso pidieron la vacunación del personal específico.